Home >> Coahuila >> Junto con su muñeco “Betito” será enterrado Don José Alfaro, ícono de Saltillo
Junto con su muñeco “Betito” será enterrado Don José Alfaro, ícono de Saltillo

El ventrílocuo falleció la mañana de este martes de un infarto fulminante, sus familiares no descartan donar otros muñecos para un Museo

UNIMEDIOS/DAVID GONZÁLEZ

SALTILLO, COAHUILA. 22 de septiembre de 2020.-Su tarea en la tierra terminó y Don José Alfaro, el ventrílocuo que juntaba monedas para los más necesitados, murió la mañana de este martes por lo que ahora sólo se cumplirá la última voluntad que expresó en vida: ser enterrado junto a su inseparable muñeco “Betito”, con quien recorrió por 20 años cruceros de saltillo para su noble causa.

Con 77 años de edad, el reconocido y querido filántropo de la calle, falleció víctima de una falla en el corazón, así lo dio a conocer uno de sus hijos adoptivos, Gustavo Javier Mata Villanueva, quien no descartó que en un futuro donar sus demás muñecos que lo acompañaron durante 40 años de su vida recorriendo las calles de la capital en busca de recursos para los niños de la calle.

A su muerte le sobrevive su esposa y cinco hijos, además de dos hijos adoptivos que sacó de la calle para enseñarles el camino del trabajo, del bien y el de ayuda al prójimo.

José Alfaro era reconocido por varias generaciones al pasar varias décadas en el crucero de Venustiano Carranza e Hinojosa donde caminaba de carro en carro con su muñeco ventrílocuo Betito al brazo con el que hacía el día a chicos y grandes y donde su única recompensa era una moneda.

El dinero que sacaba de sol a sol y de auto en auto, no era para él sino que dejaba lo mínimo para sus sustento y la mayor parte era donada a niños de la calle y casas hogar.

Este personaje saltillense murió como siempre quiso; “en la Raya” comentó su hijo adoptivo Gustavo Javier quien  recordó que pese a que le aconsejaban su familia ya no salir a la calle por su avanzada edad, él pidió seguir hasta que el cuerpo aguantara.

Y así fue luego que alrededor de las 8:00 horas; según contó su hijo, un dolor en el pecho le impidió salir por lo que fue llevado a atención médica a un hospital particular donde murió víctima de un infarto.

“Siempre nos inculcó el trabajo, la ayuda al prójimo, a la persona necesitada. Él tenía un grupo de apoyo a gente de escasos recursos, nada era para él todo era para quien menos tenía”, recordó.

Comentó que fabricaba sus propios muñecos  de los que analizan si serán donados para exhibirse en un museo o ponerlos en exhibición en forma de homenaje a su vida y entrega.

“Lo que si expresó como su última voluntad es que lo enterraran en su tumba con su muñeco de toda la vida, con Betito y así va ser”, concluyó.

 

Top
Shares
Share This