Home >> Flor Imperial >> Flor Imperial
Flor Imperial

Sergio ArévaloPor: Sergio Arévalo

UNIMEDIOS/ 17 de Marzo de 2016.- Cuenta la leyenda que por los años en el que nuestro ex presidente Porfirio Díaz estuvo en el poder, 41 hombres bailaron, tal vez no reggaetón, tal vez no bachata,  posiblemente un poco de cumbia o solamente danzaban al ritmo del  fara fara, el problema no fue la bailada, ni que el yerno del presidente se encontrara entre ellos,  el problema fue…que bailaban entre ellos ¡41 jotos!

“El jefe” Diego Fernández de Cevallos  hizo una fiesta por su 75 aniversario, posiblemente sin los cuarenta y un antes mencionados (no los contaron), sabemos que su partido (PAN) nunca se lo perdonaría, recordemos que los blanquiazules tienen cierta distancia hacía el tema LGBTTTI (lesbianas, gays, bisexuales, travestis,  transexuales, transgénero, intersexuales…¡buenas!) , aquel líder panista que fuera candidateable para la presidencia de la república de nuestro país hizo la tertulia en honor de celebrar su cumpleaños.

Como todo cumpleañero, Diego quería festejarse, con sus amigos del dedo chiquito, uno esperaría que la reunión fuera como la casa de los pitufos, puro personaje azul y blanco. ¡Pero no! En la reunión hubo de todo… tipo de personajes, líderes de opinión, religiosos, masones y hasta artistas  ¡Queremos de ese pastel!

Como toda buena fiesta, hubo mucha comida, vinos y aguas ardientes, fotos ¡y qué fotos! En las que se muestra como líderes políticos y representantes de los medios de la comunicación comparten el pan y la sal, esto causo la reacción de algunos, ¿qué no eran enemigos? ¡No se equivoquen!

Tengo unos amigos con los que juego baraja, cada quien tiene su estilo para jugar, existen los que arriesgan todo, algunos solamente juegan estratégicamente para durar toda la noche o lo que la botella dure…y están los intensos que sin tapujos gritan y patalean por obtener la mejor carta, normalmente esos pierden…por fanáticos, ¿les suena familiar?

Las pruebas de la fiesta y el juego de baraja nos enseñan, a no “casarnos” con ninguna carta, no olvidemos que la mano más grande es la que al final gana y se lleva todo lo que haya en juego. Los políticos y líderes al estar en el juego, querrán juntarse con aquellos que tengan la mano más grande, sin importar si son de picas o corazones rojos.

A los cuarenta y un homosexuales los mandaron a limpiar terracería, después claro de ser juzgados por la sociedad, en la mayoría de los casos rechazados y desconocidos por su familia por ser “enfermos invertidos”. Mientras que a los que acudieron a la fiesta, los tenemos como jefes, los vemos diario en la televisión, son…nuestros líderes de hoy.

Top