Saltillo, Coahuila.- La Fundación Luz y Esperanza llevó a cabo esta mañana el foro “El derecho a vivir libre de acecho” en el marco de los 16 días de activismo como parte acciones para combatir la violencia de género, en el que se dio a conocer que al menos el 90 por ciento de las mujeres violentadas que son atendidas en refugios sufrieron acecho.

La directora de la fundación, la activista Rosa María Salazar recordó que en Coahuila ya fue legislado, por lo que hizo el llamado al Poder Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial del Estado a fin de que pueda entrar en vigencia en la entidad, presentarse las denuncias correspondientes, integrar las carpetas de investigación y resolver al respecto.

“En realidad el tema del acecho es que existe por todos lados, es algo aparentemente muy silencioso, pero que está afectando a muchas mujeres, y el impacto es muy fuerte porque les cambia el estilo de vida y el temor que les infunde”, comentó.

Por ello, dijo que es necesario visibilizar esta problemática, que las mujeres puedan detectarlo y las autoridades puedan integrar carpetas adecuadamente.

En este sentido indicó que se requiere capacitación de los servidores públicos para la atención de estos casos, pues explica que en la actualidad cuando la mujer es acechada, es decir, el agresor respeta la distancia dictada en una medida cautelar pero la vigila, y en ese contexto la autoridad no actúa al señalar que la persona no le esta haciendo nada.

En dicho foro se llevaron acabo conferencias que trataron temas como el acecho como la raíz de los delitos de alto impacto impartida por María José Lopez Lugo, directora general de Supervisión de la Progresividad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; Estudios sobre ciber- acecho en mujeres alojadas en refugios por el maestro investigador de la UNAM, Roberto Castro; y el papel del Tribunal Superior de Justicia en el acecho.

Asistieron la regidora de Saltillo, Socorro Guevara, y la directora de la Unidad de Control y Gestión de la Fiscalía General del estado, Rosy Sisbeles.