* El vocero del CEM Manuel Corral señala que dicho movimiento ha juzgado a la iglesia sin criterio

UNIMEDIOS/ JESSICA ROSALES.- Mientras el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, tomó la decisión de albergar en sus instalaciones el movimiento #Yo Soy 132 para su Asamblea Nacional, la Conferencia del Episcopado Mexicano se pronuncia en contra de las acciones de este organismo de jóvenes tras asegurar que tiene fines políticos con intereses personales, y que en muchas de las ocasiones, ha desprestigiado a la iglesia católica.

En entrevista exclusiva desde la ciudad de México, el Secretario  Ejecutivo  del CEM, Manuel Corral Martin al ser cuestionado sobre el apoyo de  la diócesis en la capital coahuilense, dijo que es una decisión independiente a la que tiene derecho de ejercer el obispo de Saltillo, pero aclaró que no  representa el respaldo de toda iglesia Católica en el país.

El Padre Manuel Corral agregó que están en contra de que este movimiento se utilice para desprestigiar sin criterio ni fundamentos como lo ha hecho con la iglesia, “el mismo movimiento ha hablado mucho en contra de la iglesia católica pero nunca se han acercado, nunca, nunca te lo digo, insisto, enfatizo, para dialogar con nosotros concretamente en lo que ellos desean, entonces creo que es una falta de honestidad cuando se juzga sin criterios y diálogo”, dijo.

Ante la crítica de los integrantes del Movimiento Yo soy 132  sin promover un diálogo, consideró como una falta de madurez y capricho, la agresividad verbal con la que se han manejado, pues indicó que juzgan y no admiten la opinión contraria.

Manifestó que le dan la bienvenida al debate, a la discusión y a lo que empuje para sacar adelante a México, “Sin embargo, estamos en contra de que 132 se politice como se ha politizado en muchos ámbitos, en muchos lugares y con unos intereses muy particulares partidistas, pues pierde ya toda la esencia de un movimiento, cuando se pone del lado de un partido o a nivel  de intereses muy de grupo o de personas”, añadió.

Hizo un llamado al 132 y en este caso a la Diócesis de Saltillo para que trabajen desde una  perspectiva que trabaje como un movimiento para avanzar en la democracia  y no acusar sin debate o ser partidistas.

En torno a la relación que sostendrá la iglesia con el Presidente Electo, Enrique Peña Nieto el padre expuso que será de madurez, de respeto a las instituciones y de respeto a la presidencia de la republica;  pero sobre todo -dijo va a hacer una relación de diálogo al considerar que se ha mostrado una apertura y disposición de diálogo por parte de Enrique Peña Nieto.

“No quiere decir que él esté de acuerdo con todo lo que nosotros presentamos o viceversa, pero al existir  se enriquece la democracia”, dijo.

Publicaciones similares