Home >> A la Báscula >> Veta de oro
Veta de oro

Toda mi solidaridad y mi cariño a mi gran amigo y maestro Pedro Belmonte Rivas, periodista de la vieja guardia que hoy requiere del apoyo, el arrope y el calor de todos sus amigos ¡Unámonos todos en torno a él!

 Por Julián Parra Ibarra

Por muchas circunstancias, la región de La Laguna es una zona muy ‘sui generis’. Tanto en Durango como en Coahuila, a los laguneros nos colocan en algo así como en un saco diferente que al resto de los habitantes de estos dos estados. Incluso por mucho tiempo se llegó a acuñar la frase de que en La Laguna somos huérfanos de dos padres.

Como botón de muestra de lo particular que es nuestra región, les quiero platicar el tema del plaqueo de autos, los permisos para circular sin láminas y todo ese brete. En esta región, dependiendo de las condiciones económicas de cada quien, plaqueamos en Durango o en Coahuila, de manera indistinta.

En Coahuila desde hace un buen tiempo, el Estado retiró a los municipios las atribuciones para expedir permisos para circular sin placas, facultad que se guardó para sí. En Durango, los municipios tenían esa posibilidad, hasta que a finales del año anterior de igual manera el Estado modificó sus leyes para atribuirse la exclusividad en la expedición de los permisos para circular sin placas.

Para los municipios ese fue un golpe severo porque los dos principales municipios de La Laguna duranguense, y los de mayor importancia solamente después de Durango capital -Gómez Palacio y Ciudad Lerdo-, dejaron de percibir 30 y 6 millones de pesos anuales, respectivamente.

Para los contribuyentes el golpe fue más o menos de esta manera: con los municipios pagaban 185 pesos mensuales por un permiso de 28 días de vigencia y el número de permisos era ilimitado; con el Estado a partir de diciembre se pagan 600 pesos por un permiso de 15 días y limitado a tres permisos por cada auto.

La intencionalidad de encarecer el precio de los permisos, de acortar su periodo de vigencia y de limitarlo a solamente tres, lleva la evidente intención de que los contribuyentes se pongan al corriente en el pago de los derechos vehiculares de sus autos. Eso está muy bien, el problema es que muchos por las más diversas razones dejaron correr tanto tiempo, que el asunto se les ha convertido en un serio problema porque ahora enfrentan una deuda que les resulta impagable.

A raíz de la modificación de la Ley en el estado de Durango, nació la Coalición de Organizaciones Ciudadanas Laguneros Unidos, una agrupación creada con la finalidad, aunque usted no lo crea, de pagar los adeudos pendientes y regularizarse en el pago de los derechos vehiculares, y por tanto actualizarse en las láminas que portan sus autos.

Hasta ahora, la organización cuenta con 16 mil agremiados, cuyas deudas en derechos vehiculares oscilan entre los 5 y 20 mil pesos, y se estima que en promedio se pudiera estar hablando de 10 mil pesos por cada uno de los 16 mil afiliados.

Los dirigentes han iniciado negociaciones con las áreas de finanzas de ambos estados porque lo que quieren es pagar y regularizarse, pero han encontrado obstáculos. De ambos lados del Nazas les ofrecen dos formas de pago: en efectivo en una sola exhibición, o bien con tarjeta de crédito.

El único problema es que la mayoría de los casos no disponen del recurso para cubrir el adeudo en una entrega en efectivo, y casi todos los casos son de personas que dejaron de pagar porque enfrentaron o enfrentan problemas económicos, lo que no les permite acceder a una tarjeta de crédito e incluso muchos de ellos se encuentran hasta en el buró de crédito.

Los poco más de 16 mil propietarios de estos autos, mexicanos todos, pero con adeudos en los pagos de los derechos vehiculares, interpusieron un amparo ya como organización civil, ante la Judicatura Federal, arguyendo la violación de varios derechos establecidos en la Constitución, entre ellos el de libre tránsito, la violación a la autonomía de los municipios y hasta por discriminación, por el hecho de que las autoridades permiten el libre tránsito de los vehículos de procedencia extranjera internados de manera ilegal a nuestro país, y amparados por diversas organizaciones.

Sin placas de identificación y sin permisos para circular sin las láminas, los autos ‘chocolates’ son tolerados por las autoridades de los distintos niveles y sin embargo, consideraron los agremiados a la Coalición de Organizaciones Ciudadanas Laguneros Unidos, era víctima de acoso de parte de las mismas autoridades, por portar placas vencidas y permisos para circular sin ellas.

Esta organización ha entrado en negociación con las secretarías de finanzas de los gobiernos de Coahuila y Durango, ante quienes se ha explicado que lo que quieren es pagar para estar regularizados, pero que les eliminen los candados condicionantes de la tarjeta de crédito y/o el pago en efectivo en una sola exhibición. Buscan un esquema que les permitan plazos para cubrir los adeudos pendientes y están dispuestos a dejar las facturas de sus autos como garantía de que cubrirán sus pagos.

Los viejos decían siempre que más vale tener el 50 por ciento de algo que el 100 por ciento de nada, y con la inflexibilidad que han mostrado para negociación de la recuperación de la cartera vencida, efectivamente tienen el 100… pero de nada.

En estos tiempos en el que el dinero fresco hace tanta falta aún entre los gobiernos, estatales o municipales, ahí hay una veta de alrededor de 160 millones de pesos que no ha sido atraída por nadie.

Los dirigentes de esta organización están en la disposición de que los cerca de 16 mil autos afiliados, sean plaqueados en el estado en el que les resuelva primero la bronca en que están metidos. Ellos quieren pagar, pero piden que les concedan plazos para poder hacerlo.

¿Alguien quiere 160 millones de pesos en dinero fresco en sus arcas?

jparrai@yahoo.com

julianparra@coahuiltecamedios.com

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top