Home >> Global-Internacional >> Un PAN fragmentado se alista para elegir a su líder nacional

EL INFORMADOR

MÉXICO.-  Renovarse o morir. El Partido Acción Nacional (PAN) se prepara para la elección de su nuevo dirigente nacional el próximo 16 de agosto. En esta contienda dos son los perfiles fuertes para reemplazar a Gustavo Madero: los legisladores con licencia Ricardo Anaya y Javier Corral.

Por un lado, Anaya cuenta con el apoyo de panistas de alto perfil como Santiago Creel Miranda, Francisco Ramírez Acuña y Josefina Vázquez Mota, incluso se le relaciona con el actual dirigente panista, Gustavo Madero. Además, su campaña en busca de la dirigencia se centra en una limpieza interna del PAN y promover iniciativas más juveniles.

Mientras que a Javier Corral lo impulsan figuras cercanas al ex presidente Felipe Calderón, como el ex director general de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege; el senador Juan Carlos Romero Hicks y también tiene el apoyo del ex gobernador jalisciense Alberto Cárdenas. Entre las propuestas de Corral destaca la promoción de alianzas con otros partidos.

El año pasado Gustavo Madero obtuvo la reelección al puesto al ganarle a Ernesto Cordero, quien en este proceso electoral ya pidió que exista una figura del comité organizador que funja como árbitro imparcial en la contienda.

En la competencia por la dirigencia, los objetivos de los candidatos son distintos; mientras que Anaya se enfoca en convertir al partido en una “esperanza para México” al ser una fuerza opositora al Gobierno federal, Corral pretender recuperar los valores del organismo político y usar la “rebeldía” como emblema de la lucha panista.

El lunes antepasado El Financiero publicó una encuesta basada en la opinión de 600 potenciales electores panistas. Los resultados de ese estudio favorecían a Ricardo Anaya con la mitad de la preferencia. En el mismo sondeo se le preguntaba a los encuestados sobre las características del próximo dirigente; que tenga valores, preparación y que conozca al partido, eran las principales exigencias.

Será el próximo domingo 16 cuando se sepa quién será el nuevo dirigente del PAN, un partido que en los últimos procesos electorales ha perdido fuerza en las gubernaturas, pese a que presumen que existe un avance en municipios gobernados y puestos legislativos.

PERFILES

Anaya, el “chico maravilla”

Con tono amable pero firme, Ricardo Anaya supo ganarse el apoyo de los diputados que pertenecen a la corriente política de Gustavo Madero. Ahora este “chico maravilla” de 36 años, quien fue presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, apuesta a la dirigencia panista. Es doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, cuenta con 16 años como militante y ocupó cargos como diputado local e incluso colaboró con el Poder Ejecutivo con Calderón. El originario de Querétaro, quien fue presidente interino panista cuando Madero solicitó licencia, prevé sanar a un PAN fragmentado.

FRASE

“Tengo muy claro el PAN que quiero y que queremos los panistas; quiero un PAN fresco, renovado, con visión de futuro y que mira hacia adelante. Un PAN abierto a los ciudadanos”.

Ricardo Anaya, candidato a la dirigencia nacional del PAN

Corral, “rebelde” con experiencia

Con más de tres décadas como panista, Javier Corral aspira a dirigir un PAN más “rebelde” que compita con el oficialismo de Los Pinos. El senador con licencia, quien también es ganador del Premio Nacional del Periodismo por el Club de Periodistas de México, contendió por la gubernatura de Chihuahua en 2003, y ocupó cargos como diputado local y federal. Corral es licenciado en Derecho y Ciencias Sociales y acumula más de 15 años de experiencia como legislador. Fue de los principales opositores a la Reforma de Telecomunicaciones, así como a la participación del PAN en el Pacto por México.

FRASE

“Se trata de reconformar un PAN firme, un PAN que pueda volver a decir las cosas como son. Hemos convocado a la rebelión de las bases, en una convocatoria que busca recuperar el espíritu rebelde del PAN”.

Javier Corral, candidato a la dirigencia nacional del PAN.

SABER MÁS

Votos blanquiazules

  • La elección se realizará a través del voto directo, libre y secreto de los panistas que al 16 de agosto tengan una militancia mínima de 12 meses y aparezcan en el listado nominal de electores.
  • El tope de gastos de precampaña y campaña será de nueve millones de pesos por candidato, que es 20% menor al fijado para la elección interna anterior.
  • Los contendientes presentarán semanalmente informes de ingresos y egresos, que serán fiscalizados por el partido y podrán ser consultados por los demás.
  • Los candidatos tuvieron que presentar 10% de firmas de apoyo de militantes del Listado Nominal de Electores, que corresponde a 47 mil 701 rubricas.

EL DECLIVE CON MADERO

Gustavo Madero es la figura polémica en este proceso de elección interna en el PAN. El líder blanquiazul podría ser uno de los presidenciables de Acción Nacional para los comicios de 2018, sin embargo, este personaje se enfrenta a la oposición de varios de sus compañeros políticos.

El dirigente del PAN es vinculado con Ricardo Anaya, quien aspira a ocupar su puesto; de hecho, el mismo Anaya, en reiteradas ocasiones ha declarado que no es un títere de Madero, algo que Corral confirma al señalar al queretano como una pieza de ajedrez del líder del blanquiazul.

Madero lidera al organismo político desde 2010, año en que gobernaba el ex presidente Felipe Calderón, quien dejó Los Pinos en 2012 cuando las votaciones favorecieron poco al blanquiazul. Esto provocó conflicto entre las corrientes internas del PAN, un gesto que se repitió en los años siguientes.

En las elecciones de 2012 el PAN obtuvo 114 curules en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Después los comicios de este año, la fuerza política redujo su presencia de diputados en San Lázaro, pues sólo ganó 108 de las 500 sillas disponibles en la Cámara baja.

En 2006, con la continuidad panista en Los Pinos, en el Congreso había 52 senadores y 206 diputados federales del PAN, sin embargo, tres años después el declive fue más notorio: la Legislatura de 2009 inició con sólo 142 diputados blanquiazules.

Ahora la tarea del nuevo dirigente del PAN, sea Anaya o Corral, será recuperar el poderío en el Gobierno que alguna vez tuvo el blanquiazul como oposición con miras a las próximas elecciones federales del 2018. Incluso en su página web, este partido lleva un conteo de horas que restan para volver a ocupar la silla presidencial en Los Pinos.

LA VOZ DEL EXPERTO

Una elección que podría dividir

Pablo Montaño Beckmann  (politólogo del ITESO)

A decir del politólogo Pablo Montaño, la prioridad para el PAN es presentar una propuesta y cara nueva a la sociedad, además de redefinir su rol como oposición.

“En su historia, el PAN había sido una excelente oposición; pareciera que en estos 12 años se le borró este conocimiento. Si aspiran a ser ese paladín de la democracia que representaron en el 2000, deberán presentar un rostro nuevo y un nuevo discurso” señaló el especialista.

Montoya destacó que el partido llega fragmentado a esta elección interna y lo inmediato para el nuevo líder deberá ser la unificación de las corrientes: “En el PAN hay una división profunda (…) siempre ha sido un partido que trata de cerrar filas, pero ahorita hay poco consenso sobre el rumbo que deben tomar. Hay dos candidatos fuertes, con protagonismo y actores políticos importantes detrás de ellos; será una elección que podría dividir más al partido, si se sigue en el camino como el debate que tuvieron los dos aspirantes”.

Concluyó que el perfil de Corral podría generar mayores divisiones internas al ser una de las pocas oposiciones del PAN.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top