*Se reunirá personal de la PGJE con hoteleros para pedirles que soliciten identificación de huéspedes.

UNIMEDIOS/ JESSICA ROSALES.- Ante el secuestro virtual que sufrió un menor de 13 años de edad, quien por instrucciones de los extorsionadores se instaló una noche en un Motel de Ramos Arizpe, quedó en evidencia el nulo cumplimiento a la ley de turismo por parte de algunos hoteleros en la entidad, pues aunque se obliga a los administradores a registrar a sus huéspedes con una identificación en este caso, un menor de edad paso sin problema ese filtro.

El Sub procurador de Investigación de personas no localizadas, Juan José Yáñez Arreola, informó que el joven Julio Sebastián Rodríguez Teniente, recibió una llamada a su casa en donde le pidieron que saliera y comprara otro teléfono celular,  quitarle la pila y el chip al suyo, así como llevarse el dinero con el que contaba y una computadora.

El joven toma un taxi y se dirige al hotel que le indicaron las personas de la llamada, bajo la premisa de que ya existía una reservación con otro nombre que se acordó con una empleada y no tendría problema para ingresar.

“Le preguntan cuánto dinero tiene, le piden que se lleve su computadora por si no tiene dinero para pagar el hotel, él tenía un ahorro y es con lo que él se va en taxi. Ellos (los extorsionadores) le dicen a qué hotel, ya habían hablado preguntando los precios de reservación y los datos de quienes atienden, le dicen al joven que pregunte por una persona  y le dan la facilidad de hospedarse”, dijo Yáñez Arreola.

Añade, “Es un joven de 13 años, mide 1.80, es una persona alta, delgado, pero es menor de edad”, precisó el funcionario.

Cabe mencionar que recientemente en Coahuila se aprobó una nueva ley de turismo que obliga a los dueños de hoteles y moteles implementar protocolos de seguridad como un control adecuado del registro de huéspedes para evitar que pudieran cometerse actos delictivos como el antes relatado.

Ante la imposición de sanciones, el gremio hotelero protestó y exigió se le retiraran las sanciones penales y multas que se establecían, a lo cual el Congreso atendió para modificarlo y establecer sólo apercibimientos, es decir, sólo llamadas de atención.

Pero a pesar de ello, es posible observar que continúan cometiéndose delitos en estos lugares, debido a la falta de un registro y la exigencia de las identificaciones a las personas que desean hospedarse, pues no ha sido el único caso en donde delincuentes mantienen en hoteles a personas como parte de un secuestro.

 Ante esta situación se cuestionó a Yáñez Arreola de la importancia en el cumplimiento de estas obligaciones a lo que respondió, “Yo creo que es muy importante la comunicación que podemos tener con los hoteles que se den esta información porque recorrimos algunos y nos aseguraron que siguen las recomendaciones establecidas en los protocolos de seguridad”.

En este sentido, expuso que es urgente efectuar una reunión con los hoteleros para poder establecer y reforzar las medidas de seguridad para evitar que puedan utilizarse estos lugares para la comisión de un delito.

Sin embargo, cabe mencionar que fue la recepcionista del Motel del turno matutino quien por la difusión en los medios de comunicación llamó a las autoridades señalando que se hospedó una persona con esas características que fue la forma en que dieron con el paradero del menor.

Cabe mencionar que los padres del menor depositaron 50 mil pesos en Coppel en una intención de aumentar la, cifra ya que les exigían alrededor de 500 mil pesos por liberar a su hijo, quien en ningún momento estableció contacto directo con sus extorsionadores sólo fue manipulado vía telefónica con información que los delincuentes le proporcionaron de su familia.

Con imágenes de Raymundo Bazaldúa

Publicaciones similares