POR REDACCIÓN

UNIMEDIOS/ SALTILLO, COAHUILA.- Con el fin de identificar las obras estratégicas para prevenir afectaciones y afrontar la sequía y las lluvias de 2014, mediante el fortalecimiento de los sistema de medición de ríos y de alertamiento temprano, así como el mejor equipamiento para la atención de emergencias y el fortalecimiento de la coordinación en materia informativa, directivos nacionales y regionales de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) llevaron a cabo una reunión técnica de evaluación y preparación. Lluvias

El Director General de la dependencia, David Korenfeld subrayó que se debe estar preparado, técnica y materialmente, para cualquier situación meteorológica, debido a que el clima tiene un comportamiento más extremo.

Por ello, es fundamental concluir la delimitación de las zonas federales y señalar puntualmente las áreas con riesgo de inundación. Asimismo, estar mejor preparados para la temporada invernal, que también es cada vez más extrema y tiene el mismo potencial que un huracán, para generar daños.

Por su parte, el Coordinador General de Atención a Emergencias y Consejos de Cuenca, Óscar Pimentel subrayó la importancia de estar cada vez más y mejor preparados y coordinados para prevenir posibles daños a la población y a la infraestructura hidráulica.

En la reunión, se hizo una pre evaluación final de los fenómenos registrados en 2013.

Detallaron que se presentaron 32 ciclones tropicales de los 37 pronosticados. De esos, 21 fueron tormentas tropicales, 10 huracanes y uno, depresión tropical. Detalló que, aunque el fenómeno de mayor intensidad fue Raymond, Ingrid y Manuel fueron los que más afectaciones provocaron.

En tanto, la lluvia acumulada del 01 de enero al 05 de diciembre de 2013 fue de 868.3 milímetros, cifra más alta que el promedio histórico para ese mismo período, que es de 747.4 milímetros.

Los fenómenos hidrometeorológicos de 2013, provocaron afectaciones a 483 municipios de 19 estados, siendo Oaxaca, Guerrero y Veracruz, las entidades con más localidades afectadas.

Además, se reportaron desbordamientos en 117 cauces, entre arroyos y ríos, de los cuales los más grandes fueron Coahuayana, en Colima; La Sabana, Atoyac, Papagayo, Huacapa y Balsas, en Guerrero; Balsas, en la parte que atraviesa Michoacán; el Verde, en Oaxaca; Pánuco, Tempoal y Moctezuma, en Tamaulipas; así como Cazones, Coatzacoalcos y Papaloapan, en Veracruz.

En las entidades mencionadas, y sobre todo en Sinaloa, Michoacán y Guerrero, resultó dañada la infraestructura de los sistemas de agua potable, alcantarillado y saneamiento, principalmente galerías filtrantes, pozos, obras de toma, líneas de conducción, tuberías, equipo de bombeo y plantas potabilizadoras y de tratamiento.

Durante la reunión Técnica para la Prevención de Afectaciones por Lluvia y Sequía 2014 con Directores Generales de Organismos de Cuenca, Felipe Arreguín, Subdirector General Técnico de la Conagua, señaló que debe fortalecerse la inversión en ciencia, tecnología e investigación para perfeccionar los productos meteorológicos, estrechar aún más la coordinación con los tres órdenes de gobierno e instancias de prevención de desastres, para contribuir a una mejor toma de decisiones a favor de la protección de la población y la prevención de daños.

Los directores generales de los organismos de cuenca de la Conagua presentaron las obras hidráulicas prioritarias para cada región, con el fin mejorar la disponibilidad de agua y la infraestructura hidráulica.

Finalmente, David Korenfeld ratificó el compromiso de la dependencia para conjuntar los esfuerzos, en el ámbito de la corresponsabilidad, con el fin de cumplir los compromisos del Gobierno de la República y concretar las obras de protección a centros de población, lo que favorecerá las condiciones de vida de la población y el desarrollo social y económico nacional.