UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- A 48 horas de haber estallado la huelga en la NARRO, se sigue sin obtener respuesta o acercamiento por parte de la administración, a las peticiones de los administrativos, aseguro Gustavo Lara Sánchez, secretario general del SUTUAN.

Entre las peticiones por las que abogan,  se encuentra la revisión salarial, la solicitud del 20% directo al tabulador, la aceptación de 4 cláusulas que serían la 13 (las bases), la 16 (promociones), 30 (re categorizaciones) y la 115 (apoyo para fondo social), así como un bono más amplio para el apoyo a la economía familiar, además de la integración de un fideicomiso para la integración de la prima progresiva de antigüedad para los pensionados y préstamos del IMSS a un periodo de  5 años.

Menciono, que en octubre del año pasado se firmó un convenio con la administración en la que se acordaron 35 cláusulas de las cuales solo se han cumplido el 15 %, quedando pendientes 16 bases, 4º promociones y re categorizaciones, capacitación ropa de trabajo que no se ha entregado en su totalidad, la prima progresiva de antigüedad que se está pagando parcialmente y 26 millones de pesos al fondo de pensiones, entre otras cláusulas.

Señalo, que el Sindicato Único de Trabajadores de la Narro, está conformado por 956 trabajadores y recalco que su postura será quedarse ahí,  mencionando que,  si al rector le interesa la universidad que se acerque a platicar, ya que ellos están dispuestos a dialogar.

Lara Sánchez, afirmo que los  huelguistas están dispuestos a esperar el tiempo que sea necesario las afueras de la institución, pues están preparados para llegar hasta las últimas consecuencias para poder obtener una respuesta favorable, a sus peticiones.

Ya que ellos se amparan bajo la ley, en el articulo 123, apartado a), donde se señala que los trabajadores tienen derecho hacer cumplir sus prestaciones dentro del marco legal, también  hizo  referencia a que no solo los administrativos están en huelga si no que también los académicos, y es por eso que los estudiantes podrían perder el semestre.

“A mí no me importa si se pierden clases o no, eso es una cuestión que debería de interesarle al rector de la universidad, y al parecer no le toma importancia pues nadie se ha acercado a hablar y escuchar nuestras peticiones”  afirmo.

Con imágenes de Raymundo Bazaldúa