UNIMEDIOS/ JESÚS FRANCISCO HERMOSILLO.- El fenómeno del bullying es un problema recurrente en Coahuila y en la actualidad se atienden ocho distintos casos en igual número de escuelas de la entidad, informó el Director del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).Jaime Bueno

Tras la detección, se han aplicado los protocolos para evitar la deserción, como primera medida, y se establece todo un programa para atender la problemática, que incluye un tratamiento extraescolar, a fin de evitar efectos secundarios.

Jaime Bueno Zertuche, titular del organismo, indicó que las líneas de acción que se realizan van encaminadas a atender las problemáticas a través de la concientización de los estudiantes a través de talleres de prevención, al considerar que la deserción podría ser una de las consecuencias, registrándose un 5 por ciento en secundaria y 0.4 por ciento en primarias.

Explicó que el protocolo que aplica el DIF tiene como objetivo evitar que los afectados de estas prácticas de abuso o agresión abandonen la escuela, y esta medida incluye una serie de acciones que se habrán de aplicar en todo el estado para ir al origen de la deserción.

Añadió que los ocho casos que ya se analizan son el resultado de un reporte de la Secretaría de Educación y que se brinda la sesión de terapias a través del DIF con personal especializado en el tema.

Bueno Zertuche lamentó el deceso de un menor a consecuencia del bullying en San Pedro de las Colonias y señaló que antes de que el fenómeno crezca se atenderá a fondo para mantener las instituciones educativas de la entidad ajenas al fenómeno.

Así mismo, dijo que en los próximos días atraerán once casos más que denunció la Comisión de Derechos Humanos para una atención oportuna para combatir y prevenir a través de un programa con la Fundación Nemi, que irá a todas las secundarias en los próximos 3 años para advertir sobre los efectos negativos que trae el bullying, a través de cortometrajes para crear conciencia en los estudiantes.

Este cortometraje deriva en la muerte de un pequeño y que incide, de manera directa, en el problema para atenderlo, pero sobre todo, anticiparse al mismo.

El Director del DIF consideró que estas prácticas inician con prácticas de acoso, a veces de manera inconsciente y que muchas veces no puede detectarse o frenarse por parte de un adulto y por ende evitar que se convierta en un problema mayor.

Publicaciones similares