UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.-México es considerada como la segunda nación con más católicos en el mundo, y esta semana recibirá por primera vez al Papa Benedicto XVI en medio de un declive de fieles y una crisis de inseguridad provocada por la lucha contra el narcotráfico.

 Raúl Vera López, Obispo de Saltillo no descarta la posibilidad de que con la visita del Sumo Pontífice, la organización de la Iglesia Católica reciba un llamado de  atención hacia el trabajo de evangelización que esta llevando a cabo en el país.

 El líder de la Diócesis de Saltillo, destacó que aunque el trabajo de mantener a los fieles es de toda la sociedad, no deberían de esperar a que una figura eclesiástica como Ratzinger venga a decirles lo que deben de hacer para mejorar.

 “La visita de Papa la tomamos como una oportunidad de fortalecer nuestra fe católica (…) una fe robusta, no nos fijamos tanto en cantidades, más bien cuidamos la calidad del catolicismo y de la fe, aunque (la visita) no es exclusiva para esto”, agregó.

Cabe destacar que el último censo de población, del 2010, mostró que las personas declaradas católicas disminuyeron a un 83.9 por ciento desde el 88 por ciento del 2000 y muy lejos del 96 por ciento de 1970, estas proyecciones indican que el porcentaje podría desplomarse hasta llegar a un 67 por ciento en menos de tres décadas.

Según el INEGI el panorama puede ponerse aún más grave para la Iglesia, ya que existen una serie de acciones que como resultado implican la pérdida de confianza en la Iglesia, destacando los escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes y una débil labor pastoral, sobre todo entre sectores pobres.

Es así como en el país, donde hay libertad religiosa, han florecido grupos evangelistas y cultos no reconocidos por el Estado como el de la Santa Muerte, vinculado a población de bajos recursos y a delincuentes, según especialistas.

Uno de los escándalos que cimbró la fe de muchos fue el caso del difunto Maciel, quien murió en el 2008 a los 87 años y tuvo fuertes vínculos con el Papa Juan Pablo II.

De los mexicanos que no son católicos, un sector es de ateos y la mayor parte pertenece a otras Iglesias. Según Barranco, los movimientos pentecostales -Iglesias evangélicas derivadas del protestantismo- son los que más han atraído adeptos.

“Una palabra que ilumine, por un lado que le dé consuelo a víctimas de la violencia pero también por otro lado que exija a la Iglesia solidarizarse con las víctimas”, dijo Vera.

 Por ultimo hay  que señalar que tras casi siete años de papado, el Sumo Pontífice ha viajado sobre todo a países de Europa y en el continente americano sólo ha ido a Brasil y Estados Unidos y esta será su primera vista  a Cuba y a México.

Benedicto XVI realiza esta visita dos años después de que el Vaticano reconoció el escándalo en torno a la vida del influyente padre mexicano Marcial Maciel, fundador de la orden Los Legionarios de Cristo, que cometió pederastia, llevó una doble vida con amantes e hijos

El Papa centrará sus actividades, como una multitudinaria misa al aire libre y una reunión con el presidente Felipe Calderón, en el central estado de Guanajuato, que pese a ser uno de los bastiones católicos ha visto una caída de seguidores.

Con imàgenes de Raymundo Bazaldua