Home >> En el tintero >> ¿Qué esperan?
¿Qué esperan?

En el tintero / ¿Qué esperan?

 

Por Jessica Rosales

Las 35 quejas formales que ha recibido la Dirección de Notarías -sólo en el presente año-en contra el notario público número 76, Carlos Eduardo Elizondo Ramos; las denuncias penales interpuestas en años anteriores a 2018 y el evidente descaro del fedatario, quien ha engañado a la propia dependencia estatal con direcciones falsas, no han sido suficientes para acelerar y resolver su situación. ¿De qué manera? Con retiro del fiat.

Este abogado hijo de otro conocido notario público recibió el beneficio en 2008, según fuentes consultadas, como parte de un grupo de políticos privilegiados, algunos de ellos, que aún permanecen en posiciones de poder.

Todo indica que el abogado cuenta con la protección de alguien poderoso, porque, aunque existe un procedimiento abierto en su contra en la Dirección de Notarias, este no ha concluido en la más mínima sanción en 10 años de actos deshonestos que incluso llegan a la comisión de delitos como es el fraude.

Y todos se avientan la pelota. La Dirección de Notarías asegura que corresponde a la Secretaría de Gobierno definir su situación, pues la ley establece que la dependencia deberá enviar al Gobernador los pormenores del caso para que éste a su vez defina o no el retiro del fiat. Sin embargo, apenas ayer el secretario José María Fraustro Siller aseguró que era sólo facultad de la Dirección de Notarias establecer la sanción correspondiente ¿Por fin?

Mientras tanto, los clientes, víctimas de engaño, están a la deriva debido a la imposibilidad de localizar a este personaje quien además registró un domicilio apócrifo y pese a la gravedad el hecho, insisten en que nada se puede hacer. ¿Son cómplices?

En la calle Prosperidad 17 A de la colonia Luis Donaldo Colosio del municipio de Arteaga, Coahuila, existe un comedor industrial en la dirección que el notario registró ante la autoridad. Sin temor a ser descubierto o más bien molestado, porque la autoridad lo sabe, pero no hace nada; el notario ha abierto sucursales a diestra y siniestra en Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga para cobrar por los trámites y luego abandonar los inmuebles dejando a los ciudadanos a la deriva.

Los números telefónicos de oficina, casa o celular tampoco funcionan, por lo menos en este último no responden y suponemos que cuando se trata de un número desconocido el propietario manda a buzón.

Lo que si es evidente es que los responsables del tema lo tienen bien ubicado incluso han establecido constante comunicación con él y lo digo por uno que otro comentario que me ha sorprendido escuchar a la hora de investigar por parte de las autoridades.

Otro que escondió la cabeza es el presidente del Colegio de Notarios, Armando Prado, quien se negó a aceptar una entrevista bajo el pretexto de estar muy ocupado y a través de su secretaria se comprometió a agendar una cita que hasta la fecha no se ha concretado.

Pero no me sorprende, porque Armando Prado mantiene una amplia amistad con Armando Luna Canales quien en 2008 fungió como secretario de Gobierno, en ese año el también exdiputado federal se benefició con un fiat junto con Elizondo Ramos con quien, aseguran, mantiene una amistad.  ¿Quién protege a este fedatario? Haga usted sus deducciones.

Tanto el Colegio de Notarios como la Dirección de Notarias son instancias de la simulación. Todos hacen oídos sordos a la denuncia pública y ciudadana. Ante la evidencia y reconocimiento de la autoridad sobre las irregularidades cometidas por el fedatario ¿Qué esperan para sancionar?

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top