POR JESSICA ROSALES

UNIMEDIOS/SALTILLO, COAHUILA.- Ante la serie de quejas e irregularidades que se reportan en la operación de la empresa Paramunicipal Aguas de Ramos Arizpe (AGRA), el empresario Héctor Horacio Dávila indicó que quien resulte electo en ese municipio deberá considerar echar atrás el contrato con Aguas de Barcelona.Héctor Horacio Dávila

Consciente de que el convenio se realizó por parte de un gobierno priísta y al identificarse con Acción Nacional, dijo que deberá ser ese partido el que resulte triunfador y la sugerencia al instituto político es que proceda a esta acción en beneficio de los ramosarizpenses.

“Hemos estado trabajando en Ramos Arizpe estos  últimos días haciendo una actividad y sí, a la gente les están cobrando todavía los recibos que les llegan íntegros, hay recibos que le están cobrando hasta 35 mil o 45 mil pesos y no tienen una gota de agua”, dijo.

“Antes les cobraban 65 ó 75 pesos ahora les llega el recibo por 150 pesos y qué es lo que sucede, que no tienen gota de agua, el servicio no se ha normalizado, creo que poco a poco se va a ir regularizando”, destacó.

El empresario manifestó que se observa un servicio deficiente que por una parte muestra cobros injustos y por otra la falta del servicio que ya se reporta en varias colonias de la ciudad.

“Lo que a mí no quedó muy claro cuando se hizo la operación es porqué a esa empresa (Aguas de Barcelona) por qué no se licitó con reglas claras, no creo que solamente exista Aguas de Barcelona que sólo tiene el servicio en Saltillo, hay empresas con otros esquemas de pago, donde sólo se llevan el 20 por ciento de la cobranza”, explicó.

Añadió, “Hay que ganar la Presidencia para poder desde el Consejo que lo preside el alcalde tomar decisiones  y si no puede con el trabajo pues bye, bye, que Dios te bendiga y venga otro que pueda desarrollar el trabajo, esa es la idea, si realmente el alcalde quiere a Ramos Arizpe, es el camino que se tiene que hacer”.

Y aunque dijo que es necesario otorgarles el beneficio de la duda, señaló que en esta época en donde se ha intensificado la sequía se prevé un daño mayor en el suministro de agua potable.

Con imágenes de Ricardo Guzmán


Publicaciones similares