UNIMEDIOS/ NADIA BALLESTEROS.- Integrantes de la Coalición de Trabajadores de la Educación al Servicio del Estado, presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos contra el Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira y directivos de la clínica de magisterio al asegurar que están atentando contra el derecho a la salud y seguridad social.Clínica del magisterio en Saltillo

Maestros pensionados y jubilados, así como trabajadores activos de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro y de la Universidad Autónoma de Coahuila, denunciaron lo que consideran agravios del organismo descentralizado del Gobierno del Estado, el Servicio Médico de los Trabajadores y los directivos Francisco Benito Parra Mireles, Higinio Leonel Hinojosa, Roberto García y Jaime Rodríguez González.

Antonio Cárdenas Elizondo, representante del sindicato de trabajado académicos de la Narro, indicó que el pasado mes de septiembre el Mandatario se comprometió a resolver las demandas que aquejan a aproximadamente 30 mil personas, lo cual no cumplió.

Manifiestan que se han detectado irregularidades en los costos de los medicamentos de la clínica del magisterio ya que mientras un antibiótico se vende a mil 200 pesos en otras farmacias el costo es de 180 pesos.

“Desde el 16 de junio del 2012 comenzaron a cobrar el 10 por ciento del valor que arbitrariamente asigna el Consejo de Administración a los medicamentos y generalmente mayores al valor comercial, son ningún fundamento legal, violando flagrantemente nuestros derechos humanos”, señalan a través de un comunicado.

Así mismo, señalan el cobro y pago obligatorio e ilegal de las aportaciones en e exceso a las establecidas en el Servicio Médico, de un 0.5 por ciento del sueldo de los trabajadores, de un 3 por ciento de su percepción a los pensionados y de un 16.25 por ciento a los beneficiarios de los pensionados por parre del denominado Servicio Médico, contraviniendo la ley.

Consideran injusto que se les realice un cobro adicional en los servicios dentales, de rayos X, de lentes, hospitalización, de laboratorio, servicios subrogados, una cuota quirúrgica y en general de todos los servicios en el nosocomio, cuando ya realizaron una aportación mensual que se descuenta de su sueldo.

De acuerdo a algunos recibos presentados los descuentos por trabajador o pensionado van desde los mil 500 hasta los 5 mil pesos mensuales, dependiendo del salario.

También denuncian el constante desabasto de medicamento, “esto es en grave perjuicio de los derechohabientes y en mayor gravedad de quienes se encuentran hospitalizados o en tratamientos por padecimientos crónico-degenerativos y según lo han declarado los dirigentes sindicales por la falta de pago en las aportaciones patronales del Gobierno del Estado”, señalan.