UNIMEDIOS/ Jazmín Hilario.- Sin importar la situación económica de los alumnos que estudian en escuelas públicas en algunos planteles educativos se les han exigido cantidades muy altas que llegan de los 120 a los 200 pesos por niño para desarrollar el festejo de su posada navideña.

En la escuela primaria Ignacio Allende ubicada en la colonia Bellavista se presentó uno de estos casos, los padres de familia argumentaron que es demasiado lo que se les exigió y al no tener las posibilidades económicas para pagarlo, optarán por no llevar a sus hijos al plantel educativo.

Ante ello, la directora de la primaria, Minerva Ramírez, calificó la actitud de los padres de familia como irresponsable, ya que el monto solicitado se debió a que en este año la cuota escolar fue pagada por la minoría, de ahí que optaran aumentar el dinero de la posada, dijo.

“El año pasado no se les cobró nada, este año si porque fueron muy pocos padres de familia los que pagaron la cuota casi de 450 papás únicamente pagaron 270, este año ya no se puede regalar `porque los papás no pagaron la cuota y la escuela tiene muchísimas necesidades”, expresó.

Cabe destacar que según la Secretaría de Educación y Cultura, las cuotas que solicitan las escuelas al inicio del ciclo escolar, no son obligatorias para los padres de familia, situación que la titular conoce.

“No es obligatorio pero ¿Quién mantiene las escuelas? Secretaría no os mantiene las escuelas, ahorita quiebran los vidrios y los tiene que pagar la Mesa Directiva, del poco recurso que entra se tiene que pagar lo de la escuela”, manifestó la titular del plantel quien añadió que en este año se recibieron 29 mil pesos por parte de las cuotas escolares.

Los padres de familia mostraron su desacuerdo  y al no tener el recurso económico para pagar los 90 pesos, optaron por dejar sin posada a sus hijos y no llevarlos a la institución.

“Yo no la voy a para porque se me hizo mucho, incluida nada más el bolo y el latillo, muchos padres de familia no estuvimos de acuerdo con eso porque se nos hizo mucho ese demasiado lo que nos pidieron y por eso no la voy a mandar porque no tengo el dinero, de perdido 50 pero 90 se me hizo mucho”, indicó una madre de familia.

A decir de los padres de familia, la escuela les otorgó una tabla de “raspadito” a cada grupo, mediante el cual cada niño debía vender 4 boletos, mismos que iban desde uno hasta 64 pesos, reuniendo por cada tabla la cantidad de mil 888 pesos, con lo cual se pagaría la posada de los alumnos, además de dar mantenimiento a la institución educativa.

La encargada de la dirección dijo que optaron por cancelar dicha propuesta, ya que los alumnos no cooperaron y los que lo hicieron, casualmente obtuvieron las cantidades más bajas, pero a decir de las madres de familia, el dinero que ya se había entregado del raspadito, no les fue devuelto.

Pese a lo sucedido, Minerva Ramírez manifestó que mañana sin limitación alguna, todos los niños tendrán su posada, independientemente hayan depositado el monto que se estableció.

Publicaciones similares