UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- Tras la fuga de los 131 reos del Penal de Piedras Negras y la muerte de un preso en este Centro, en donde se vieron involucradas presos del fuero federal, Jorge Luis Morán, Secretario de Seguridad Publica de Coahuila, informó que ya se pidió a las autoridades correspondientes se trasladen los 207 reos que purgan condenas en cárceles de esta entidad a otras del país.

Destacó que las problemáticas que se presentan en algunos penales del Estado, se debe a que se existen internos del fuero federal, sin que sea posible la clasificación correspondiente de quienes purgan delitos graves con quienes pagan penas menores.

Sostuvo que es necesario analizar las recientes fugas de presos en otras entidades del país, de la que la más reciente dijo, fue el 17 de septiembre en Piedras Negras, en el estado de Coahuila, de donde se fugaron más de 130 reclusos de alta peligrosidad.

Insistió en que se debe trasladar a reos federales a los penales correspondientes, pues dijo, no se puede seguir con un esquema en donde convivan todo tipo de reclusos que estén purgando condenas o estén en proceso por todo tipo de delitos y ver qué sucede.

Así mismo dijo que se necesita una nueva reestructuración en cuanto a la infraestructura de los planteles de seguridad, ya que en muchos casos se encuentran dañados los techos y paredes de dichos lugares.

En cuanto a infraestructura destaco que tan sólo para la rehabilitación de los centros penitenciarios de la entidad se requieren 300 millones de pesos, los cuales ya fueron solicitados al Congreso del Estado.

 “Hay mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, en infraestructura requerimos de 300 millones de pesos, mínimo, para rehabilitación de los Centros de Readaptación Social en funcionamiento; esto es trabajo de todos, de las distintas instancias de Gobierno, un penal implica un riesgo, no es un trabajo fácil”, sostuvo el responsable de la prevención policiaca en la entidad.

Reconoció que los centros penitenciarios de Coahuila no están preparados para manejar delincuentes de alta peligrosidad, aunque aclaró que el sistema no enfrenta sobrepoblación.

Aseguró que la administración estatal ha solicitado a la Federación que se lleve a los reclusos encerrados por delitos federales, pues son los más peligrosos, los que cuentan con alta capacidad económica y tienen relaciones con el crimen organizado.

“Sin embargo es la Federación la que dice cuándo, cuántos y a cuáles se lleva, esa es la realidad”, explicó.

En relación a que si el sistema carcelario está colapsado, declaró que dicha cuestión “tiene que traer como consecuencia en el ámbito de la administración pública en el caso de Coahuila, un replanteamiento en el sistema y en la infraestructura con que cuentan los penales del estado”.

Publicaciones similares