Home >> En el tintero >> Padrés y Duarte, las ovejas descarriadas
Padrés y Duarte, las ovejas descarriadas

500En el tintero

Por Jessica Rosales

Dicen que en cada familia hay una oveja negra descarriada, aquel miembro del hogar que constantemente se mete en problemas, pero que, además, tiene en vilo a sus tutores.

A nivel nacional, Javier Duarte, exgobernador de Veracruz por el PRI, y Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora por el PAN, son hoy por hoy las ovejas negras de sus respectivos partidos políticos. Ambos enfrentan órdenes de aprehensión y están prófugos de la justicia.

Apenas el 10 de octubre pasado Duarte se presentó en el noticiero de Carlos Loret de Mola y anunció cínicamente que pediría licencia para enfrentar sus acusaciones; unos días después huyó luego de que un juez girara una orden de aprehensión por su probable responsabilidad en delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con la investigación de las autoridades mexicanas, Duarte y funcionarios de su gobierno desviaron al menos 500 millones de pesos para la compra de terrenos y propiedades en México y Estados Unidos.

El exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, también se encuentra en calidad de prófugo de la justicia, luego de que la Policía Internacional Criminal (Interpol) emitiera una ficha roja para localizarlo, detenerlo y, en su caso, trasladarlo a México por los delitos de defraudación fiscal equiparada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Padrés Elías cuenta con una orden de aprehensión que obtuvo la Procuraduría General de la República (PGR) de un juez federal, ya que el exgobernador se habría beneficiado con más de 8 millones de dólares por medio de una empresa fachada con sede en Holanda.

Es cierto también que en cada familia no falta el alcahuete o solapador que, a pesar de conocer la gravedad de los hechos y sin importar las consecuencias, ayuda a la oveja descarriada a evadir su responsabilidad incluso cuando se trata de burlar a la justicia.

Duarte huyó en un helicóptero presuntamente auxiliado por el gobernador interino, Favlino Ríos, quien le habría proporcionado el transporte, y se especula que en la Secretaría de Relaciones Exteriores le resolvieron el traslado de su familia al extranjero.

Padrés es buscado en 190 países, pues, de acuerdo con la ficha de la Interpol, el exmandatario podría encontrarse en Belice, Guatemala u otro país de Centro o Sudamérica. Su paradero es una incógnita, a pesar de que hace unos días se habría reunido con militantes y con el propio dirigente de su partido, Ricardo Anaya Cortés.

Y no se olvide de Ángel Aguirre, exgobernador de Guerrero por el PRD, quien solicitó licencia por el caso Ayotzinapa, una masacre hasta ahora no esclarecida, con la desaparición o posible muerte de 43 estudiantes.

Mientras tanto, Enrique Ochoa y Ricardo Anaya, líderes nacionales del PRI y del PAN, respectivamente, tratan de equiparar ambos casos y los usan de escudo para justificar su propia ineficiencia en casa. ¿Acaso los hijos no son el reflejo de sus padres? Estos hijos sí que tienen a sus padres –los partidos políticos– con el Jesús en la boca.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top