UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- Tras el anunció del Alcalde de Saltillo, en cuanto a cerrar el año con un número de 600 policías activos en la ciudad,  el Presidente de la CANACO en la región consideró que aunque es un  número bueno de elementos no son suficientes para salvaguardar la seguridad de los ciudadanos y comerciantes de la zona centro.

Destacó que las intenciones de la administración municipal en cuanto a seguridad para los comerciantes y ciudadanos en general son buenas, sin embargo dijo, aún falta por hacer ya que los robos siguen al pie del día específicamente en la zona centro de la ciudad lugar en donde operan aproximadamente 300 comercios de los cuales hasta el momento 20 se han visto obligados a cerrar por motivos de seguridad y operativos.

Por otra parte señaló que la idea de que los comerciantes cuenten con un botón de pánico, que al activarlo conecte en forma inmediata con fuerzas de seguridad y detalle dónde se está produciendo el delito, no es  buena y ya se encuentran consultándola con los comerciantes.

Sin embargo, la posibilidad de que la famosa tecla roja pueda ser instalada detrás de un mostrador de un negocio, aún será analizada para poder garantizar su efectividad. La iniciativa fue del edil saltillense, y se fundamenta en el caso los multiples robos que se han presentado en los negocios de la zona centro..

La descripción del proyecto plantea la instalación de dispositivos de alarma (botón de pánico) en los negocios, previa realización de un estudio de factibilidad técnica y económica. “Creo que es una obligación y a la vez una responsabilidad tomar conciencia, asumir, y hacernos cargo como ciudadanos, de encontrar algunas soluciones al creciente y problema de robos y asaltos, de las que nos enteramos por los medios de comunicación a diario, expresó Raul González.

Señaló que hay experiencias que pueden ser estudiadas para que su funcionamiento sea óptimo. “La utilización del botón de pánico es una herramienta que ya se utiliza en otras ciudades como una forma de prevención frente a un potencial hecho de inseguridad o bien para comunicar una situación ya consumada. Se trata de generar una señal rápida sobre un hecho que está pasando en ese momento, sin que genere una consecuencia negativa para la persona que realiza el aviso.”, detalló.

Destacó que los botones de pánico estarían enlazados a una central que maneja la policía. Y una vez que se enciende el botón, por cualquier delito que en ese momento se esté cometiendo, la señal llega al servidor de datos de la institución. Éste ingresa al ordenador mediante un sonido de alarma en el cual aparece el código del local y nombre del propietario, de esa manera y de forma inmediata los policías actúan.

Publicaciones similares