UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- La primera fase de la evaluación universal a los docentes de todo el país se aplicará los días 23 y 24 de junio, misma que tendrá sólo un fin de diagnóstico y no provocará sanciones a quienes reprueben o decidan no aplicar la prueba.

Jesús Balderas Fuentes, Coordinador del Colegiado Educativo Cultural, de la sección 38 del SNTE,  dejó en claro que no están contempladas sanciones para aquellos docentes que decidan no participar en la prueba,  sin embargo, estima que la participación de los docentes será positiva y los resultados favorables.

Insistió que el objetivo es realizar ejercicio evaluativo donde los resultados aportarán los elementos para el diseño de las estrategias que permitan mejorar la formación de los docentes.

Agregó, “Los maestros deben estar tranquilos. La evaluación universal de ninguna manera afecta sus derechos laborales solo es un mecanismo diseñado por un conjunto de servidores públicos, académicos y especialistas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación para diagnosticar los niveles de nuestros docentes”.

El funcionario insistió en que se trata de un examen de diagnóstico que no afecta los derechos laborales de los profesores. “No van a perder su empleo ni está en riesgo su plaza base; en el régimen (laboral) actual no es posible. No tienen de qué preocuparse”, expresó.

Afirmó que en la tercera semana de junio de 2012 se aplicará la evaluación a poco más de 570 mil docentes y directivos de primaria, tanto de escuelas públicas como privadas, pues insistió en que este mecanismo está fundamentado en la Ley General de Educación, y es un principio central para la toma de decisiones en la capacitación de los docentes.

No obstante, apuntó que la elaboración de la prueba no dependerá de la SEP ni del gremio magisterial sino del equipo de expertos del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Publicaciones similares