El Siglo de Torreón.- El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, estuvo hoy en Torreón en una reunión privada y habló sobre el atentado que sufrió ayer en Saltillo, que consideró no era una cuestión directa en su contra, aunque indicó que siguen las investigaciones al respecto.

“Al aproximarme a mi domicilio, fui alertado por mi escolta de que algo sucedía y ellos hicieron un procedimiento en el cuál me introdujeron al fraccionamiento donde vivo, y posteriormente a la casa, a mi solamente me tocó ver la movilización y algunos vehículos colisionados que tengo entendido que estaban ahí en el momento en que sucedían los hechos”, comentó.

Según el informe del gobernador, el auto que transitaba frente a su convoy fue tiroteado por un grupo de delincuentes y se repelió la agresión. En ese momento, el mandatario se aproximaba a llegar, él iba conduciendo su unidad.

“Pasó muy rápido, de cuándo me hicieron la señal para que me detuviera un poco, bajé la velocidad, a que entré al fraccionamiento y me tocó ver los autos y todo eso, pasó un minuto, pasaron muy rápido las cosas y la explicación total la recibí ya estando adentro de la casa”, explicó.

Moreira viajaba con parte de sus hijos, su esposa y sobrinos, que habían ido a visitar el Palacio de Gobierno y dos museos en Saltillo, además del mirador, al sur de la ciudad, para observar la vista panorámica.

“Fue muy rápido, no te da chanza de pensar nada, pero además, ya haciendo la revisión, nosotros no estuvimos en un peligro inminente”, dijo.

El gobernador dijo que ayer se comunicó con el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, por internet, y agradeció que su oficina condenara los hechos.

Moreira dijo que esperará los resultados que arrojen las investigaciones sobre lo sucedido y concluyó que “hay que seguir para adelante, con las tareas que todos tenemos encomendadas”.

AUDIO

RUBEN MOREIRA VALDEZ

Publicaciones similares