Home >> Global-Internacional >> Niños y mujeres de la calle son ‘vergüenza social’, dice el Papa
Niños y mujeres de la calle son ‘vergüenza social’, dice el Papa

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco advirtió que la existencia de niños y mujeres obligados a vivir en las calles es “una vergüenza de nuestras sociedades”, que se precian de ser modernas y haber alcanzado altos niveles de cultura y desarrollo.

Esto durante un encuentro en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano con los asistentes a un simposio internacional, organizado por el Pontificio Consejo de la Pastoral para los Migrantes e Itinerantes.

“Los niños y las mujeres de la calle no son números, no son paquetes para intercambiar, no son mercancía. Son seres humanos con nombre propio y un propio rostro, con una identidad donada por Dios a cada uno de ellos. Son hijos de Dios como nosotros, iguales a nosotros, con los mismos derechos”, dijo el Pontífice.

En su mensaje, pronunciado en italiano, aclaró que ningún niño elige por cuenta propia vivir en la calle y lamentó que, también en el mundo moderno y globalizado, a tantos pequeños se les robe su infancia, sus derechos y su futuro.

Criticó la carencia de leyes y estructuras adecuadas que contribuyen a agravar su estado de privación.

Calificó como preocupante el aumento del número de jóvenes y mujeres que son obligados a ganarse para vivir en la calle, vendiendo el propio cuerpo, explotados por las organizaciones criminales y a veces por parientes y familiares.

“Cada niño abandonado u obligado a vivir en la calle, presa de las organizaciones criminales, es un grito que sube a Dios, es un grito de acusación contra un sistema social que desde hace decenios criticamos, pero no logramos cambiar según los criterios de la justicia”, insistió.

Sostuvo que la corrupción difundida y la búsqueda de la ganancia a toda costa privan a los inocentes y a los más débiles de las posibilidades de una vida digna, alimentan la criminalidad de la trata y las otras injusticias que graban sobre sus espaldas.

“Ninguno puede permanecer inerte ante la urgente necesidad de salvaguardar la dignidad de la mujer, amenazada por factores cultural y económicos”, subrayó.

Afirmó que tampoco la Iglesia puede callar ni sus instituciones pueden cerrar los ojos ante el nefasto fenómeno de los niños y de las mujeres de la calle.

Por eso consideró importante involucrar las diversas expresiones de la comunidad cristiana en los varios países con el fin de remover las causas que obligan a un niño y a una mujeres a vivir y sobrevivir en la calle.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top