Home >> Flor Imperial >> Me siento sucio
Me siento sucio

Por Sergio Arévalo

Un amigo hace tiempo tuvo relaciones con un desconocido, fue en Grindr donde acordaron se verían en el departamento del hasta ahora desconocido, al momento de terminar el acto (digamos que se juntaron para “hacer el amor” para que suene romántico) y volver a  vestirse, mi amigo vio entrar al anfitrión a darse una ducha  totalmente desnudo , lo extraño fue como  de una forma aparentemente un tanto agresiva se tallaba fuertemente todo el cuerpo, después se percato que esto era con toda la intensión de que él lo viera, su mensaje era claro: sentía asco  de lo que había hecho, estaba arrepentido.

Corría el año 2009 cuando el que fuera jefe  delegacional en Iztapalapa, Rafael Acosta mejor conocido como Juanito (quien actuara junto con Lyn May en la película “Las Perfumadas”, desde entonces nos da por tener actores de políticos o políticos de actores) y fuera vendedor ambulante, renunciaba a su puesto esto debido a un problema legal consecuencia de la falsificación de documentos para su registro previo como candidato, Juanito renuncia no sin antes sentirse traicionado por su partido  al no verse respaldado…seguramente el color  rojo esa noche lo hacía sentir más que sucio, lo habían utilizado, ser petista le daba asco en ese momento y hasta ahora.

El diplomático, filósofo y escritor italiano Nicolás Maquiavelo mencionó que “Cuando surge una nueva creencia, su primera preocupación es extinguir a la anterior, esto se observa en el comportamiento de la religión cristiana que anuló todo recuerdo de la antigua teología. Persiguió todos los recuerdos antiguos, quemando obras de poetas e historiadores, estropeando imágenes y cualquier otra cosa que conservase recuerdos de antigüedad”, los políticos saben que después de hacer una acción en la que no salen bien librados se deben dar un baño para limpiar sus errores tal vez en tierras lejanas para que se nos olvide su rostro…pero a veces no basta el agua y el jabón.

Se suele dar que los políticos que no se ven beneficiados por parte de su partido después de hacer su respectiva “luchita” y de un ascenso jerárquico dentro del mismo, recordemos que no es lo mismo hacer el café que llevar las tortas, llega un momento en el que prefieren retirarse y buscar otras oportunidades en algunos momentos confesando sentirse desilusionados y hasta manifestando que el partido no cumple con sus ideales. ¿Pero qué pasa con la sociedad? Aquellos que siguen la trayectoria de cierto político esperando que sea “el bueno”, al momento de no ver resultados y darse cuenta que es uno más… ¿con que se limpian ellos? ¿Lagrimas tal vez?

Todos los seres humanos contamos con una conciencia (mínimo un grillo), pero pareciera que algunos momentos  la usamos más que otra, al realizar una acción que falte a la ética y la moral la conciencia nos invita a realizar un análisis de nuestras acciones sí es que no la escuchamos previamente, eso la cúpula política lo puede realizar desde una casa blanca, rosa, negra etc.  con todos los servicios y sus “pequeños lujos”. Pero ¿ Y el pueblo? Aquellos que son realmente afectados con las acciones de los poderosos, tu poderoso  ya te cogiste al pueblo, ya te bañaste ¿ahora qué sigue?

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top