Home >> Global-Internacional >> Mauricio Macri gana la presidencia de Argentina y pone fin a 12 años de gobierno kirchnerista.

Con 94% de votos escrutados, Macri sumaba 51.9% de votos, frente a 48% de Scioli.

Mauricio Macri anunció ayer un “cambio de época” en Argentina, tras ganar la Presidencia en una segunda vuelta frente al candidato del gobierno peronista de centroizquierda, Daniel Scioli, y poner fin a 12 años de gobierno kirchnerista.

“Es un día histórico. Un cambio de época. Un tiempo que no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas. Construir una Argentina con pobreza cero, derrotar al narcotráfico y mejorar la calidad democrática”, dijo ante miles de partidarios, en medio de una fiesta con globos y papelitos de colores, con música de rock y de cumbia argentina.

Con 94% de votos escrutados, Macri sumaba 51.9% de votos, frente a 48% de Scioli.

“Felicito a Macri por su victoria”, dijo Scioli al admitir su derrota. “El pueblo decidió que Macri es el nuevo Presidente de Argentina”, agregó el aspirante.

Macri, un ingeniero de 56 años, gobernará cuatro años y en los primeros dos años estará forzado a establecer alianzas en el Congreso, donde el kirchnerismo tiene mayoría absoluta en el Senado y es la primera fuerza en Diputados.

El virtual Presidente electo había prometido liberar el mercado cambiario, impulsar la iniciativa privada como motor, reordenar el Estado, reanudar vínculos dañados con las grandes potencias desarrolladas y arreglar una deuda en litigio judicial con fondos especulativos en Nueva York.

También anticipó que pedirá aplicar la cláusula democrática y suspender a Venezuela del Mercosur por tener presos políticos, entre ellos a Leopoldo López, cuya esposa Lilian Tintori estuvo celebrando en la sede del partido de Macri.

El Presidente electo sucederá a Cristina Fernández, en el mando desde 2007 y viuda del fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007). Fueron 12 años de kirchnerismo en el poder.

También es la primera vez que un líder de la derecha liberal llega al poder por las urnas en elecciones libres, sin una dictadura que lo sostenga, ni fraudes o candidatos proscritos.

La participación fue de 78% de los más de 32 millones de electores registrados en esta segunda vuelta, la primera en la historia argentina. Macri asumirá el 10 de diciembre.

EPN lo felicita

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, felicitó anoche a Mauricio Macri por su victoria en la elección presidencial.

“Felicidades a @mauriciomacri, por su triunfo electoral en Argentina. Le deseo éxito en su gestión”, escribió el mandatario mexicano en su cuenta en Twitter.

“México trabajará con su gobierno, en favor de nuestra relación bilateral y el bienestar de Latinoamérica”, agregó.

HIZO A UN LADO LAS EMPRESAS FAMILIARES

La ríspida relación de Mauricio Macri con su padre, un empresario que durante gran parte de su vida criticó sus proyectos, lo empujó a renunciar a un futuro asegurado en las empresas de la familia y apostar a una carrera pública.

“Él me boicoteaba”, dijo recientemente Macri, de 56 años, a un canal de TV, confesando que el maltrato de su padre, un inmigrante italiano que construyó un imperio de negocios, lo preparó para soportar las presiones políticas.

Macri tomó en 1995 las riendas del popular club de futbol Boca Juniors, en el que logró muchos éxitos deportivos en 12 años.

Su gestión en el club incrementó su fama en un país que vive pendiente del futbol, y fue el trampolín que lo llevó a la política.

Fundó en 2003 su propio partido y años después ganó la alcaldía de Buenos Aires, que gobernó por dos periodos.

Macri no tenía nada de esto en mente cuando en 1991, a los 32 años, sufrió una dramática experiencia: fue golpeado y secuestrado por una banda que lo tuvo en cautiverio durante dos semanas, hasta que su padre, Franco, pagó un millonario rescate.

“Desde que fui liberado empecé a vivir de una manera muy distinta (…) Quedé más libre que nunca para hacer cualquier cosa”, señaló en su sitio web.

Macri ha sido criticado por sus dificultades para “conectar” con muchos votantes que lo ven como un empresario que sólo beneficiará a la clase alta. Incluso por su propio padre.

“Mauricio tiene la mente de un Presidente, pero no el corazón. Es una vocación. Ser Presidente de un país es renunciar a su propia vida, y eso es algo que nunca le pediría a un hijo”, dijo hace dos años su padre Franco, que tiempo después recompuso la relación con su hijo.

Con información de Excelsior 

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top