Home >> Tendencias >> Lo que debes hacer (y lo que no) si te detiene un policía en EEUU
Lo que debes hacer (y lo que no) si te detiene un policía en EEUU

Para muchos latinoamericanos que emigran a Estados Unidos (o, incluso, que están solo de viaje), conocer con claridad qué hacer en caso de que un policía le ordene detenerse es crucial para cumplir con la ley y evitar sorpresas o confusiones desagradables. Esto es importante porque las costumbres o lo que es común en otros países puede ser una falta, o hasta peligroso, en Estados Unidos.

Por ejemplo, en muchos países de América Latina cuando un policía ordena a un conductor detener su auto, este con frecuencia se baja de inmediato del vehículo y se acerca o espera él al policía para discutir la situación. Hacer eso en Estados Unidos puede ser considerado como un acto amenazante en contra del policía o como muestra de que el conductor se dispone a huir.

Por ello, conviene evitar esta acción y esperar dentro del auto, con las manos visibles sobre el volante (para despejar sospechas de que pueda estarse ocultando o sujetando un arma) y con calma y paciencia, a que el policía realice su trabajo. Pero si el oficial indica a la persona que salga, se debe obedecer de inmediato y con calma.

Esa es la rutina, pero en ocasiones las cosas van a más y a peor, y por ello es conveniente conocer los derechos y obligaciones de una persona si es detenida por la policía. Y esto se aplica desde luego a toda persona en Estados Unidos.

El reciente caso de Sandra Bland, que fue detenida por un oficial en Texas, luego arrestada (en una situación que fue agravándose incluso de modo violento y luego se reveló contraria al procedimiento autorizado) y terminó siendo hallada muerta en su celda, es polémico, tiene muchas interrogantes abiertas y ha suscitado un debate sobre qué es lo que realmente una persona debe y no debe hacer, o en qué medida debe mostrarse colaborativa al ser detenida por un policía. Lo cierto es que conviene estar consciente de lo que la ley permite y lo que no, y resulta crucial saber cómo actuar en caso de que un policía actúe al margen de las normas para evitar que la situación se deteriore y se vuelva peligrosa.

Ante ello, la revista Time da una serie de indicaciones, provistas por el abogado Jason Williams de la American Civil Liberties Union (ACLU).

Lo primero es mantener la calma y la cortesía, pues entrar en enojo o exasperación no ayuda y puede empeorarlo todo. El derecho a guardar silencio es también una garantía básica, indica Time, pero es imperativo proveer documentos como identificación, prueba de seguro o registro del automóvil cuando el policía los solicite, y en algunos estados es obligatorio responder a preguntas básicas de nombre y dirección. Más allá de eso, Time indica que una persona puede simplemente decir que declina responder a la pregunta.

Además, el oficial podría realizar una revisión del auto y de la persona incluso aunque ella no dé el consentimiento para ello, si este considera que existe una sospecha. Pero dado que esto es en gran medida subjetivo, es muy posible que el oficial decida hacer la revisión aunque el conductor no tenga nada que temer e, incluso, aunque la persona no le de su consentimiento. Sin embargo, la persona tiene el derecho a no aceptar la revisión de modo verbal, aunque nunca debe resistirse a ello.

Si la persona es arrestada, tiene el derecho a no responder interrogatorios y a pedir que se le permita contactar a su abogado de inmediato, pero eso no se aplicaría, indica Time, si solo fue detenida temporalmente. Pero si esa detención se prolonga, la ley indica que debe ser liberada o arrestada, en cuyo caso la petición de abogado sería pertinente. Si no es arrestado, el individuo puede preguntar si puede irse, y obedecer la indicación del oficial al respecto. Si se le dice que sí, añade Time, lo que es pertinente hacer es alejarse despacio y con calma, sin correr (lo que podría ser interpretado como que se huye de la escena). Nunca se debe huir de la policía, pues eso puede interpretarse como un signo de que hay algo ilegal detrás.

Tomar nota del nombre y número de placa del oficial en cuestión y recordar los detalles del incidente resulta útil en caso de que la persona quiera presentar una queja si considera que sus derechos no fueron respetados.

En todo caso, todo debe ser realizado con tranquilidad y cortesía, pues los exabruptos, palabras insultantes o confrontaciones con policías y otros oficiales de orden público y seguridad pueden causar que la situación se deteriore, generalmente para mal. Y en ningún caso se debe mentir o entregar documentos falsos al oficial, pues eso constituye en sí una falta de relevancia.

Más al respecto puede ser encontrado en el sitio web de la ACLU, quien ofrece instrucciones en español en caso de ser detenido por policías, agentes de inmigración o por el FBI.

La ACLU indica, por ejemplo, que una persona puede guardar silencio y no discutir su estatus de inmigración (aunque al cruzar la frontera o en los aeropuertos eso es distinto), pero si un agente de inmigración le pide que le muestre sus documentos la persona debe mostrarlos si los lleva consigo. La ACLU recomienda llevarlos consigo en todo momento si se es mayor de 18 años. Y en el caso de que el FBI se presente en su casa o lugar de trabajo, señala ACLU, la persona tiene el derecho a no contestar y a pedir hablar primero con un abogado.

Las recomendaciones son numerosas, y conviene estudiarlas a fondo (aunque no constituyen una asesoría legal en sí). Para ello, el sitio web de la ACLU es una fuente útil y respetada.

Un video en YouTube, producido por la organización Flex Your Rights, muestra 10 reglas que, de acuerdo a esa entidad, conviene respetar al interactuar con la policía. Y aunque esa organización ha sido a veces criticada por mostrar en algunos de sus videos situaciones en la que las personas en posesión de sustancias ilícitas habrían evitado ser registradas al seguir esas reglas, sus materiales han sido avalados por numerosas organizaciones. Al final, sus recomendaciones estarían basadas en los derechos legales de las personas y si bien no pueden evitar que estos sean violados por un oficial en el supuesto caso de que éste actúe indebidamente, sí ayudan a que las acciones de la persona detenida no contribuyan a agravar el caso.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top