UNIMEDIOS/ MÉXICO, D.F.- La senadora del Grupo Parlamentario del PRD, Iris Vianey Mendoza Mendoza llamó a que en lo inmediato se avance en la elaboración de una Ley de Educación Normal que fortalezca y no anule al normalism, esto al intervenir en tribuna para precisar su posicionamiento en contra del dictamen de la Ley de Servicio Profesional Docente. Senadora

“El sistema educativo mexicano sufre un profundo deterioro en su calidad pedagógica y en sus condiciones materiales; como esta hoy, es evidente, no le es suficientemente útil al país”, expuso la legisladora.

En ese contexto la senadora michoacana dijo estar a favor de la evaluación que garantice educación de calidad y un magisterio de excelencia para su noble labor, además de apoyar se termine con los aviadores que cobran sin trabajar.

“Estamos a favor de que el Estado recupere la rectoría para ir a un sistema educativo de calidad, estamos a favor de fortalecer la preparación y el ingreso de maestras y maestros, a favor de que se destine el 8% del PIB a educación, pues no bastan los buenos deseos expresadas con solo palabras.”

Así mismo exhortó que se requiere una profunda reforma en todos sus aspectos especificando: “Administrativa, pedagógica, material y en sus planes y programas de estudio, para mejorar no para empeorar.”

En lo referente a las escuelas Normales dijo: “Precisamente el Estado Mexicano diseñó las escuelas Normales como la institución formadora de docentes para garantizar lo gratuito, laico, público y obligatorio. No fue una ocurrencia sino una acertada decisión que contuvo una visión de país democrático, social, incluyente y a la educación como un mecanismo de ascenso en la escala económica, por tanto de combate a la desigualdad.”

“Como el resto del sistema educativo el normalismo mexicano atraviesa una severa crisis. Debe atenderse y corregirse, más no ser anuladas como me parece se pretende con lo dispuesto por el artículo 24 de esta Ley.”

Así mismo en su intervención expresó que “Ahora cualquier  profesionista egresado de cualquier institución educativa, privada o pública, podrá “concursar” las plazas docentes.

Y si bien al Dictamen inicial se le agrego vía “adendum” un segundo apartado a dicho artículo 24, no basta para resolver el riesgo que aquí advertimos. Es confuso y por tanto incompleto, inadmisible.”

“El vigésimo primer transitorio da un periodo de dos años para que los concurso de oposición sea entre solo egresados de las normales y el vigésimo segundo indica un rediseño del normalismo; pero el 24 anula el normalismo.”

Para finalizar su participación en la discusión del dictamen de la Ley de Servicio Profesional Docente enfatizó “Por ello, no votaré a favor de esta reforma, desde ahora hago un llamado inmediato para que nos pongamos a trabajar en una ley indispensable.

La senadora concluyó que se requiere una nueva ley de educación Normal que fortalezca y no anule el normalismo, que corrija pero que siga siendo el instrumento del Estado para garantizar un modelo educativo que proporcione la democracia, la igualdad, la laicidad, la gratuidad, la solidaridad, entre otros muchos valores importantes, que fortalezca la educación integral.