Home >> Salvador Hdz. Vélez >> La súper Secretaría
La súper Secretaría

Por Salvador Hernández Vélez

Durante los primeros años del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, la Secretaría de Gobernación fue ocupada por uno de los hombres fuertes del viejo sistema político mexicano, en la época del régimen de partido hegemónico: Fernando Gutiérrez Barrios. Lo sucedieron en el cargo, todavía en el gobierno salinista, el exgobernador de Chiapas, Patrocinio González Garrido, y el exrector de la UNAM, Jorge Carpizo McGregor. En la administración de Ernesto Zedillo ocuparon esa Secretaría Esteban Moctezuma, Emilio Chuayffet, Francisco Labastida y Diódoro Carrasco. Poco a poco fueron cambiando las funciones de la Secretaría.

En los sexenios panistas fueron nombrados, en el periodo de Vicente Fox: Santiago Creel y Carlos Abascal; y con Felipe Calderón, fungieron como titulares de Gobernación Francisco Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño, Fernando Gómez-Mont, Francisco Blake Mora y Alejandro Poiré. Mouriño y Blake fallecieron en accidentes aéreos.

El equipo de Calderón se integró principalmente por hombres leales y absolutamente dignos de su confianza.

Sin embargo, la mayoría de los funcionarios albiazules son de bajo perfil, sin autoridad profesional ni peso político propio. Pero eso sí, comprometidos con el proyecto personal de Fox y Calderón. Como escribió Peter Sloterdijk en su libro “En el Mismo Barco”: “Seguirán siendo niños, a los ojos del estadista, aquellos adultos que nunca han aprendido a distinguir con certeza entre lo políticamente posible y lo imposible”.(1)
La iniciativa para modificar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, enviada por el Presidente electo Enrique Peña Nieto a la fracción parlamentaria del PRI, para fortalecer la Secretaría de Gobernación, previa eliminación de la Secretaría de Seguridad Pública, donde sus funciones y efectivos se trasladarán a una nueva Subsecretaría de Seguridad Interior con sede en Bucareli, devolverá a esa Secretaría las facultades de articulación que desde el sexenio de Zedillo había venido perdiendo.

De concretarse dicha iniciativa, permitirá que las estructuras de gobernabilidad tengan una visión más estratégica e integral, como lo demanda la situación actual. El Secretario de Gobernación no debe ser un ciudadano común y corriente lleno de buenas intenciones, sino el principal operador de la política interna del País. Para que el presidencialismo pluripartidista que nos hemos dado no sea irremediablemente improductivo, se requiere una eficaz operación política.

Tal parece que con la propuesta, el titular de Gobernación será el hombre fuerte a quien ningún Secretario, Gobernador, Alcalde, figura política o liderazgo social se negará a tomarle la llamada. Para ello, el rediseño institucional de la Secretaría de Gobernación está orientado, según opinión de especialistas en la materia, a sustituir Gobernación por una Secretaría del Interior que tenga bajo su mando a todas las fuerzas policiacas federales e integre un cuerpo de inteligencia civil. Y la relación con el Congreso, los partidos políticos, las organizaciones civiles, sociales y religiosa pasen a la Oficina de la Presidencia bajo el mando directo del Presidente.

Los analistas políticos afirman que lo anterior sentará las bases del rediseño de la estrategia de combate al crimen organizado, que es tan necesaria para despolitizar el mando policiaco y la estrategia de Seguridad Pública. Ello permitirá atender la inseguridad como un problema de gobernabilidad y revertir la idea de que la seguridad pública compete a las Policías y al Ejército.

Las condiciones actuales de inseguridad demandan una mayor coordinación interinstitucional y articulación del gabinete, sobre todo en materia de seguridad pública. El cambio de la Secretaría de Seguridad Pública a Gobernación le agregará 35 mil agentes operativos de la Policía Federal, 40 mil militares de la nueva Gendarmería Nacional, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional y el poderío tecnológico de Plataforma México.

En el aspecto sucesorio y político, una iniciativa que fortalezca a Gobernación, colocará en los hechos al designado súper Secretario en un candidato natural para la carrera presidencial del 2018. Esperemos que este asunto, y otros que se desprendan de la aprobación de la iniciativa, lleven a los legisladores a discutir a una reforma del poder.

jshv0851@gmail.com

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top