Home >> La Bilis Negra >> La caída de “La niña Jobs”

Astor LedezmaPor Astor Ledezma

Cuando la revista Wired decidió publicar en su portada a una niña mexicana, con expresión arrogante y dos libros bajo el brazo –quizá como estrategia de mercado- la población acudió con encanto al nacimiento de un nuevo genio comparable al afamado Steve Jobs. La idea de que fuera una joven de provincia y de bajos recursos, hacía muy atractiva la noticia.

Muy pronto los diarios  volcaron su atención hacia la joven; entrevistas en los principales medios en los cuales la chica –tal vez dejándose llevar por la idea romántica del genio descubierto- aseguró que no sólo sería mejor que el mencionado Jobs, sino que además crearía un sistema de aprendizaje para revolucionar la educación en nuestro país.

Para deleitar a la población y brindar una pequeña prueba de las maravillas que podía realizar la estudiante, se le invitó a un campeonato de cálculo organizado por el tecnológico de Monterrey para competir con otros jóvenes de distintos puntos del país.

Fueron 236 alumnos de 480 los que pasaron a la final. Es decir, cerca de la mitad. La niña Jobs, para sorpresa de muchos,  no logró juntar los puntos necesarios para acceder.

La niña genio no era tal.

La decepción masiva se volcó hacia la estudiante,  de quien todos esperaban un milagro, y no hacia la revista Wired quien fuera la artífice de todo el teatro.

Al final la publicación cumplió  su cometido: una portada sensacionalista como medio efectivo para vender su producto. La niña, objeto de tal estrategia, ahora debe cargar las fallidas expectativas que la gente había colocado sobre sus hombros.

Los medios de comunicación pueden llegar a encumbrar  cualquier figura con motivos apenas suficientes, y dejarla caer sin siquiera pagar por los platos rotos. Es la fama de cinco minutos. La figura en cuestión pierde, los medios no.

Astor Ledezma

@ledezma_astor

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top