UNIMEDIOS/ Jazmín Hilario.- La sesión de Congreso del Estado fue interrumpida por un grupo de manifestantes denominados Indignados Coahuila, quienes solicitaron a los diputados que el caso de la deuda en Coahuila se esclarezca, además de buscar que la nueva ley de Ingresos y Egresos se  abrogue.

“Lo que queremos es que se esclarezca el caso de la deuda de Coahuila y estamos protestando en contra de la ley de ingresos y egresos, ¿a dónde se fue el dinero de la deuda? Es lo que queremos saber, son los diputados quienes nos pueden dar respuestas en decirnos a donde se fueron los 35 millones de la deuda”, manifestó sin dar su nombre, la líder del movimiento.

Los manifestantes de Indignados Coahuila, en su mayoría conformado por jóvenes, se declararon como un movimiento apartidista y pacíficos sin la búsqueda de algún beneficio propio.

Mientras la sesión del Congreso del Estado iniciaba, en el lugar se instalaba la Orquesta de Cámara del Centro de Artes Ludens, quienes se sumaron a la actividad y a su vez exigen que se reforme la ley de cultura, además de la formación de un consejo ciudadano conformado por artistas con una trayectoria avalada y así contribuyan a realizar planteamientos verdaderos.

“Queremos un alto a los nuevos impuestos, a los altísimos costos que se ponen ahora a los espacios culturales, pedimos que paren ya esta guerra contra el arte y la cultura, queremos que paren los secuestros de espacios culturales y de teatros, especialmente, los pintores, los músicos, nos unimos al clamor general para rechazar esta ley porque en ella se incluyen altísimos costos por el uso de espacios culturales y de teatros, desde 18 mil 500 hasta 50 mil pesos”, expresó Gustavo García, promotor cultural.

Pese al ruido, los diputados continuaban con la sesión del Congreso y aunque pedían a los manifestantes respetar el lugar y guardar silencio, ellos les respondían con interpretaciones artísticas y presentando pancartas con leyendas como “¿Dónde está el dinero de la deuda? “La Deuda Cobra Vida”, entre otras.

Por su parte, el diputado de la bancada panista Mario Alberto Dávila, se pronunció a favor de estas manifestaciones, argumentando que es un derecho que marca la Constitución Mexicana, siempre y cuando sea pacífica y no esté denostando al público.

“Para mí es muy importante que la ciudadanía participe, que se manifieste, que nosotros tomemos en cuenta el sentir y el pensar de los ciudadanos porque esto nos ayuda a marcar rumbos, yo apoyo este tipo de manifestaciones en lo moral y en lo intelectual, creo que le hacen bastante bien a la sociedad”, enfatizó.

Mientras tanto, el diputado priísta Enrique Martínez Morales abandonó su lugar, ya que una de las principales manifestantes le expuso fuera del Congreso la molestia que generó en varios ciudadanos el incremento al impuesto ISN argumentando que no solo atribuye a los empresarios si no también repercute en toda la sociedad en general.

Martínez Morales se comprometió a analizar el pliego petitorio y declaró que varios puntos que solicitan son ajenos al Congreso, y para ello hay instancias como la Auditoria Superior del Estado que se encarga de analizar y dar seguimiento a las peticiones expresadas.

 

Publicaciones similares