*Alcoholismo, alta rotación y religión son las causas de la baja  productividad en Chrysler Derramadero

UNIMEDIOS/ ALFREDO DÁVILA.- La planta armadora de Chrysler, ubicada en Derramadero, no está cumpliendo con la cuota de producción mensual de camionetas pick-up que le ha marcado la dirección de esa empresa norteamericana, como consecuencia del ausentismo laboral, de la alta rotación de personal que se presenta en la región y hasta por motivos religiosos, según lo dieron a conocer fuentes cercanas a la gerencia de la ensambladora.Chrysler

De una producción aproximada de 12 mil 500 unidades de diferentes modelos de camionetas pick-up que exigen las oficinas centrales de Chrysler en Estados Unidos a la planta Derramadero, ésta no ha sido capaz de llegar a las 10 mil unidades en los últimos meses y esto ha traído como consecuencia que los directivos decidieran encargar la producción faltante a una de sus plantas ubicadas cerca de Detroit, en Michigan.

Esto podría traer consecuencias negativas para el futuro de la planta Derramadero, particularmente podría frenar los planes de crecimiento y expansión que se tenían planeadas para la misma, según precisó la misma fuente que pidió el anonimato, a cambio de ampliar la información más adelante.

De acuerdo a la información, la incapacidad de Chrysler Derramadero para cumplir con su cuota de producción está ligada principalmente al ausentismo de los trabajadores, que se presenta sobre todo a principios de la semana laboral y que podría tener su origen – según los sicólogos de la misma planta -, en el alto consumo de bebidas alcohólicas por parte de más del 50 por ciento de los trabajadores, sobre todo en los sábados y domingos, con el resultado que estos no se presentan a sus labores los lunes.

Por otra parte, el fenómeno de alta rotación de personal que en los últimos años se ha venido presentando en la región sureste de Coahuila y que afecta de manera grave a un buen número de factorías- entre ellas a las empresas del Grupo Industrial Saltillo – ya se ha manifestado en la planta Chrysler Derramadero, pues en los últimos meses se ha detectado que los trabajadores que salen de ella, son contratados rápidamente por alguna empresa de la región, ante la alta demanda que tiene la mano de obra calificada.

 Y, de manera insólita, la misma fuente revela que el tercer factor que ha desplomado la productividad en la Chrysler Derramadero, es la afiliación de muchos de sus trabajadores a religiones o sectas religiosas que prohíben a sus miembros trabajar durante los fines de semana, preceptos que esos empleados cumplen de manera celosa y que, incluso, les impiden trabajar horas extras; sin que medidas como estímulos económicos y diversos premios, que ha implementado la gerencia de la planta hayan logrado frenar esta tendencia

Por último los informantes coincidieron en señalar la marcada molestia que en las oficinas centrales de Chrysler ha provocado el desplome en la producción de la planta Derramadero y las con secuencias graves que podría traer para el futuro de la misma en caso de persistir la actual situación.