UNIMEDIOS/ ALMA DE LA ROSA FLORES.- Tener una mascota en ocasiones sale caro, pues el amor que se profesa por esos animalitos que nos acompañan a lo largo de momentos importantes de nuestra vida va en aumento cada día más, incluso hay quienes ante su cariño por ellas, no importa cuánto gasten, y lo hacen hasta que estás mueren. 

 Y es que bien dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, pero ¿cuánto amor puede llegar a tenerle una persona a estas mascotas?; esto  pareciera una broma, pero hay quienes cuidan, sobreprotegen y quieren a sus mascotas como si fueran un familiar, incluso gastan en comprarles ropa, accesorios, comida, hasta en darles el último adiós como un ser humano.

Tal es el caso de Mario Saucedo, quien fue propietario de una perra de la raza pomerania llamada “Frida”, para él no solo fue su pequeña mascota, pues llego a ser parte de su familia, incluso cuando el animal murió su tristeza lo llevo a la depresión.

“Pues sentimos que se nos fue una parte de nosotros, porque habíamos convivido con ella por 5 años, primero que nada, nos había dejado sus cuatro cachorros, que en ese momento tenían como 2 meses y pues aparte que ya habíamos pasado con ella muchas cosas, el cariño que le teníamos, pues se siente una ausencia del animal”, expresó Mario Saucedo.

Es así como el amor de algunas personas por sus mascotas es tanto, que cuando estas mueren, quieren conservarlo, él conserva las cenizas de “Frida”, a quien cremo como se hace con un humano, lo cual ha provocado algunas burlas hacía su persona.

Al respecto el propietario de la mascota cremada,  dice “en este caso las visitas cuando llegan y ven la urna,  se ríen porque dicen que como es posible que tenga yo un perro ahí, pero pues es el cariño que le teníamos a “Frida”, y en este caso si murieran mis otros perros, haríamos lo mismo”

El que para muchas personas los perros o gatos se convierten en los seres más incondicionales y queridos en su vía, tiene explicación psicológica y según especialistas, cada día es más común que la compañía de las mascotas la quieran tener incluso más allá de la muerte.

De acuerdo al psicólogo,  José Luis de Luna, las mascotas logran crear lazos familiares con los seres humanos, ya que cuando sus dueños llegan de trabajar son los primeros en darles la bienvenida a casa y en acompañarlos cuando se pasa por momentos agradables y desagradables.

“Establecemos vínculos en las relaciones sociales, pero cuando esas personas están carentes de ese vínculo buscan con que elementos sustituirlos, y eh aquí el punto clave, al no poder reemplazar esta carencia con una persona,  lo hacen con un animalito, los más comunes son los perros, los gatos, los pájaros, entonces ese vínculo lo hace  parte de la familia”, mafiestó el psicólogo.

Destacó que considerar a los perros o gatos como parte de la familia, hoy en día hace que personas  inviertan  en la cremación de estos animalitos y más aún ahora que en se  puede tener acceso para que aun después de la muerte de estos, se pueda tener en casa por siempre.

Desdé hace dos años en la ciudad, surgió la empresa el Arca Pet Funeral, cuyo propietario es Eduardo Valdes Puente, quien explica que en sus inicios se cremaban seis mascotas al mes, mientras que en el 2011 la cifra aumento a 30.

“primero los dueños de las mascotas nos contactan ellos mismo o por medio del veterinario, pues la mayor relación que se tienen en el negocio  es con los veterinarios que nos han ayudado a promover este sistema de cremación”

Destacó que al momento de que un cliente decide conservar a sus mascotas por medio de la cremación, marcan al establecimiento, ellos la recogen y  la llevan a cremar para después entregar la ceniza en una urna, y un certificado.

Indicó que los costos por cremación varían, ya que el más económico es de 700 pesos en la que el dueño no requiere las cenizas, de mil pesos donde incluye las cenizas en una urna sencilla y por último, de mil 350 y mil 500 pesos en mascotas pequeñas y grandes, respectivamente en una urna de lujo, portarretrato con certificado de defunción.

Entre los cadáveres más comunes que llegan para ser cremados se encuentran los  de gatos, conejos, pajaritos, palomas, víboras y hasta iguanas, a quienes sus dueños no solo les lloran sino hacen todo un ritual por su muerte.

Al respecto Eduardo Valdes, menciona: “ha venido gente que hasta me acompaña donde tengo el crematorio, lloran y rezan, le hacen todo un funeral, hubo una vez también que  visite una de las colonias y había muchísima gente esperándonos, le tenían preparado para rezarle, iban a rezarle un rosario a la perrita, ya poco a poco nos hemos ido dando cuenta que la gente quiere a sus mascotas”

Imágenes de Raymundo Bazaldua

 

Publicaciones similares