UNIMEDIOS.- Con el apoyo de la Fundación Contra el Bullying, que encabeza Francisco de Zataráin, la Secretaría de  Educación (SEDU) realizará el Proyecto Estatal de Prevención del Bullying –o de acoso escolar- para evitar la práctica de violencia al interior de los planteles en la entidad al sensibilizar alumnos, maestros y padres de familia.

A través del proyecto se realizarán conferencias a la comunidad escolar, aplicación de un software para identificación de líderes y presentación de obra de teatro, entre otras actividades.

El titular de la SEDU, José María Fraustro Siller, y la Subsecretaria de Educación Básica, Dolores Torres Cepeda, sostuvieron una reunión con Francisco de Zataráin, Fundador y Presidente de la Fundación Contra El Bullying, quien ha realizado estas actividades en varios estados del país.

De Zataráin es un especialista en la resolución de conflictos, ha desarrollado estrategias rápidas y efectivas para alcanzar soluciones a esta problemática.

La Fundación ha trabajado desde hace 10 años en los estados de Durango, Estado de México, Chiapas, Distrito Federal e Hidalgo.

Francisco de Zataráin dijo que se efectuará un Plan Piloto, en 100 escuelas secundarias, donde más se presenta este fenómeno, y más profundo las agresiones, como en los municipios de Torreón, Saltillo, Piedras Negras, Acuña y Monclova.

 “Se pretende arrancar en marzo, en una primera etapa que tendrá una duración de tres a seis meses, el motivo fundamental es construir una cultura de paz en el aula, que se vuelva modelo a seguir de otros jóvenes”, observó.

Dijo que la intención es desnaturalizar esta forma de actuar con los Jóvenes, pues hasta hace algunos años no se conocía la palabra “Bullying” y existe la creencia que todo es violencia escolar, y no es así, ya que señaló es un proceso complejo, muy difícil de identificar.

“Por ello, tenemos la intención de aplicar un instrumento de medición, un software denominado ‘Vota por la paz’, que documenta la percepción que los jóvenes tienen de sus compañeros, cómo se están viendo entre ellos, qué roles juegan, en una búsqueda de roles positivos.

 “Así pues, en una escuela promedio de 500 alumnos en una mañana tendremos resultados sobre quienes tienen los diferentes roles, agresores, víctimas, rechazados y constructores de paz”, explicó.

Especificó que la siguiente fase es que los maestros como pieza fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje sean estrategas en protección del acoso, a través de un curso taller basado en competencias.

 Se cierra el programa con otra aplicación del programa de Software, antes y después, para conocer cómo se modificó el comportamiento al interior del centro educativo y si se avanza en la construcción de paz.

PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN SUFRIÓ BULLYING

Comentó que en su persona ha sufrido de “Bullying”, e incluso su primer libro publicado “Lolo”, es su testimonio personal sobre 15 años de agresiones a manos de sus propios primos hermanos en que fue victimado, criticado, juzgado, rechazado sistemáticamente.

“Es una agresión psicológica, emocional; las estrategias de control son invisibles, he sentido lo que es estar atrapado en confusión, pensando que tú eres el que provocas, pensar que te mereces ser tratado así; asimismo me convertí de manera paralela en agresor”, subrayó.

Agregó que como parte de este proyecto se presentaría la obra de teatro “Juegos que matan” que está sacudiendo la conciencia de los espectadores, al romper este paradigma que no es un juego de niños.

 QUIÉN ES FRANCISCO DE ZATARÁIN

Francisco de Zataráin nació en Puebla; tiene Maestría en Desarrollo Humano, con especialidad en Conflictología de la Universidad Iberoamericana, es miembro del Comité de Expertos del Consejo Nacional de Participación Social (CONAPASE), que le ha dado herramientas para apoyar a instituciones a disminuir las prácticas violentas y trabajar en el amplio espectro de potencialidades para lograr el desarrollo integral del ser humano.

Imparte conferencias sobre bullying en escuelas, mobbing (acoso laboral) en empresas y sobre control y manipulación en la pareja. Facilita el desarrollo de acciones para evitar situaciones dolorosas que pueden afectar de manera significativa a los miembros de la familia.