UNIMEDIOS/ JESSICA ROSALES/JESÚS FRANCISCO HERMOSILLO.- Al explicar que no existe un plazo máximo para la designación del nuevo Papa, ante la renuncia de Benedicto XVI, el  Vicario General de la Diócesis de Saltillo, Gerardo Escareño ,en conferencia conjunta con el obispo Raúl Vera López, manifestó que el plazo mayor en que se ha cubierto una ausencia, ha sido un mes.Vota Obispo Raúl Vera por víctimas con sed de justicia

Por su parte, Vera López, dijo que será hasta el 28 de febrero a las 8 de la noche en que se haga efectiva la renuncia por lo que declinó hablar de quien podría sustituirlo, así mismo, dijo que esto no significa que se genere un caos en el gremio eclesiástico, ya que todo está previsto para atender las situaciones desde el Vaticano.

Dejó en claro que la iglesia no se queda en una situación caótica por la renuncia del Papa, y al quedar vacante la sede pontícife el Santo Padre se retirará a la residencia veraniega en Roma en la que permecnecerá hasta que se eliga a su sustituto.

Después de ello, Benedicto XVI ingresará a un monasterio de clausura en donde continuará una vida de meditación, oración y de estudio.

Como responsable consideró el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Fray Raúl Vera López, la decisión de separarse del Sumo Pontificado del papa Benedicto XVI, porque está basado en un momento en que le preocupa la humanidad.

Declinó especular sobre la sucesión del Papa, y dijo que cuando se encuentren los cardenales en el Cónclave se tendrán posibles sucesores, aunque añadió que cualquier religioso puede aspirar a ser Sumo Pontífice, aún cuando no sea obispo.

En conferencia de prensa, el titular de la Diócesis de la capital de Coahuila, acompañado del Vicario General, Gerardo Escareño señaló que su condición de experto en la iglesia y tiene que impulsar a la iglesia a que los cristianos podamos hablar al mundo como se debe.

“La iglesia tiene una interacción constante con el mundo y con otras religiones y la santa Sede es la que creó la diplomacia y la relación del mundo en materia político y económico y en su último mensaje para la paz, destacó la necesidad de cambiar”.

Consideró el Obispo Vera, que Ratzinger como colaborador de Juan Pablo II debió tener en su mente la evaluación de la iglesia en el año conciliar y lanza  la iglesia y pone a la iglesia en el camino del Tercer Milenio.

Consideró que las posibilidades en que incluso una persona que no sea obispo puede ser elegida Papa y está previsto en las normas de elección, se le orden Obispo. “Hablando de posibilidades”.

La iglesia no queda en caos con la vacante en la sede pontificia; él sigue gobernando la iglesia hasta el 28 de enero a las 8:00 de la noche y en ese momento entra en vigor la renuncia y la iglesia queda en responsabilidad del Colegio Cardenalicio para las congregaciones generales en busca de la sucesión.

Raúl Vera consideró que para la Diócesis de Saltillo resulta necesario orientar a la opinión pública ante un hecho extraordinario, que no es inédito; en una situación regular como la que vive en la actualidad la iglesia, existe un proceso muy serio en la elección del Sumo Pontífice y toda una reglamentación meticulosa en el proceso.

Recordó que a las condiciones de la renuncia de Joseph Aloisius Ratzinger (Benedicto XVI), se dio con Celestino V, en la época de la Edad media. Esa es una libertad y derecho que le da la iglesia establecido en el Código de Derecho Canónico.

Este disernimiento, escrito en Latín, ha sido consultado con Dios y donde se hace necesario el vigor espiritual y físico para guiar a la iglesia, son insuficientes, según leyó en el comunicado