UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- El programa de lectura que se pretendió implementar en taxis, en donde la Dirección de Bibliotecas Públicas distribuyó un gran número de libros para dejarlos a disposición de los usuarios fue un fracaso, pues el diseño de los folletos, las lecturas pesadas y profundas con las que se contaban y el material poco llamativo no invitaba a las personas a llevarse los textos a su casa.

Así lo expuso, el Director de la Coordinación de Bibliotecas Públicas del Estado, Alfonso Vázquez Sotelo, quien explicó que será a partir de mediados del  mes de mayo cuando de nueva cuenta entre en funcionamiento este programa, no solo en el Saltillo sino en otros municipios de Coahuila, con modificaciones que promuevan la lectura en los ciudadanos.

“El programa de la lectura en los taxis ha tenido un detenimiento digamos está colapsado porque estamos rediseñando su formato y su contenido seguirá siendo un folleto que está a la  disposición de los usuarios de los taxis eso está claro, lo que ahorita estamos reestructurando es el contenido” aseveró.

Destacó que  en la evaluación que se hizo en febrero y marzo a este programa, se arrojó que el contenido de los folletos era denso obligando a los responsables del programa a buscar otras historias  que contar, un poco más ligeras, que las personas recordaran con mayor tranquilidad y de escritores coahuilenses .

El funcionario dijo, que para mediados del mes de mayo ya se estaría  trabajándolo de nueva cuenta en este proyecto, específicamente en el  folleto, en un diseño muy atractivo, ágil y  que pudiera recomendarse con el solo diseño de los interiores.

Recordó que en un principio se habilitaron cerca de 1500 unidades de taxis en el Estado, de los cuales se tiene la certeza de que Saltillo, Monclova, Piedras Negras y Acuña si se establecieron, y que ahora pondrán más atención en otros municipios, ya que no resalto mucho la utilidad que se planteó para este programa.

Por ultimo puntualizó que las casusas por las que la gente no tenía interés en leer  son: el diseño de los folletos, las lecturas pesadas y profundas con las que se contaban y el material poco llamativo que no invitaba a los usuarios de taxis a llevarse los textos a su casa, hizo referencia que estos fueron solo uno de los motivos por los que se renovaron los librillos que de nueva cuenta entraran en circulación.

Imágenes de Raymundo Bazaldua

Publicaciones similares