POR JESSICA ROSALES     Fotos: ENRIQUE PALOMO 

UNIMEDIOS/ REGIÓN CARBONÍFERA, COAHUILA.- Con sueldos miserables y en condiciones inhumanas  trabajan alrededor de 5 mil mineros en Coahuila, quienes bajan hasta las entrañas de la tierra donde yace el carbón, para ganar en promedio 200 pesos al día a costa de su vida; mientras que empresarios obtienen jugosos ingresos, pues uno sólo puede llegar a obtener una ganancia diaria de hasta 3 millones de pesos.

Una investigación realizada por Unimedios, derivada de la denuncia de pequeños productores inconformes, revela que unos cuantos empresarios de la región mantienen el monopolio del mineral que se vende a la Comisión Federal de Electricidad, a costa de la explotación de quienes se dedican a esta actividad, por ser para muchos de ellos, la única fuente de empleo.

El caso de los hermanos Armando y José Luis Guadiana Tijerina de la empresa Minsa, que están catalogados como medianos empresarios, obtienen el 40 por ciento de los contratos de los  3.3 millones de toneladas que compra la CFE a través de la Promotora de Desarrollo Minero (PRODEMI) cada año, lo que les reditúa en aproximadamente mil  122 millones de pesos en ese periodo, sin considerar otros negocios como las corridas de toros que manejan estos prominentes empresarios en el Estado.

Les sigue el productor Fernando Mendoza de la empresa Fervin con el 20 por ciento de los contratos y ganancias de 551 mil 100 millones al año, al vender alrededor de 660 mil toneladas de carbón en ese lapso; y a la lista de contratistas en estas condiciones, se suma Urbano Rojas y Alejandro Guerra; dejando  al resto de los productores en desventaja.

Lo anterior, queda en evidencia realizando un ejercicio matemático, considerando que anualmente la Prodemi vende 3.3 millones de toneladas de carbón a un precio de 835 y 850 pesos por tonelada.

De acuerdo a las cifras obtenidas mediante una solicitud de información de los 252 productores de carbón que operan en la región, según cifras de la Secretaría de Economía, 87 venden su producto a través de la Promotora;  y de esa cifra, el 60 por ciento opera minas y tajos a cielo abierto, mientras que el 40 por ciento trabaja los pozos de tiro vertical, considerados los más peligrosos.

La justificación de algunos pequeños productores de no contar con recursos para invertir en los sistemas de seguridad que se requieren, es la desventaja frente a otros empresarios como los antes citados, pues una gran parte de ellos sólo llegan a vender 10 mil toneladas, esto representa el 0.75 por ciento del carbón que compra la CFE a los hermanos Guadiana.

En tanto los trabajadores padecen enfermedades que los han dejado parcialmente incapacitados y deudos de aquellos que murieron en accidentes mineros viven en casas de dos cuartos con lo mínimo indispensable, con carencias y hacinados, los prominentes empresarios cuentan con lujosas propiedades en la entidad.

Este medio informativo visitó las casas de los obreros para realizar una comparativa y dio cuenta de la residencia de casi media cuadra en la que vive Armando Guadiana ubicada en la colonia Americana del Municipio de Sabinas y Fernando Mendoza quien  tiene su propiedad en Nueva Rosita en el fraccionamiento Residencial Del Bosque.

En Coahuila el trabajador reciben el 5 por ciento de la ganancia de los empresarios por su trabajo, pues se les paga sólo 45 de los 835 pesos que vende el productor cada tonelada extraída.

Cuota de sangre: enfermedad y  muerte

Son hombres que ante la falta de oportunidades tienen que integrar a sus hijos en estas labores, entre el polvo y el insoportable calor, que además de los riesgos de accidentes, traen consigo inevitables complicaciones a su salud, pues históricamente este oficio ha terminado en un instante con 3 generaciones de una sola familia.

 “Se mancha uno el pulmón de tanto que anda allá abajo, porque se acumula todo el polvo. En el IMSS me dieron una incapacidad del 10 por ciento porque tengo los pulmones negros, y tengo otra de 40 por ciento porque me cayó una piedra en la cadera y se me fracturó, con la tecnología que hay me la reconstruyeron”.

Estas son las condiciones en las que a los 35 años de estar en la actividad minera, Don Eliseo Delgado, sigue trabajando para poder llevar alimento a su casa, y pese a su situación gana 800 pesos a la semana, apenas para sobrevivir.

La Neumoconiosis es la enfermedad del minero, explica el subsecretario de Salud, Francisco Elizalde,  un padecimiento pulmonar que resulta de la inhalación del polvo del carbón mineral, grafito o carbón artificial durante un período prolongado, y la mayoría de las personas que la padecen tienen un promedio de 50 años de vida. También pueden desarrollar fibrosis pulmonar y cáncer de pulmón.

“Me checaron en el seguro cuando fui al rescate de la Mina 8 y salí con un 5 por ciento de daño en el pulmón, pero tengo que ir a una reevaluación. Que le vamos a hacer, trabajamos desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde allá abajo, no hay de otra”, platica conforme con su situación  Mario Giroteo Martínez.

Y es que a pesar de ello, considera que ha tenido suerte, pues algunos de sus compañeros a los 40 años de edad ya tienen el 10 por ciento del pulmón dañado, aunque todos se mantienen trabajando.

Mundialmente, la minería está ubicada como la segunda actividad más peligrosa, después de la pesca del cangrejo de Alaska y se ubica en la cuarta posición con mayor número de accidentes laborales en el Instituto Mexicano del Seguro Social, según datos de
la Secretaria del Trabajo y Previsión Social.

Gran parte de los trabajadores en Coahuila están subcontratados, y de acuerdo a testimonios de quienes se dedican a la extracción de carbón, el salario es más bajo casi en un 30% al de otras actividades que representan menos riesgo laboral.

No obstante que, los trabajadores mineros cumplen jornadas superiores a las 50 horas a la semana el salario de un minero mexicano, equivale a 7 por ciento  del que obtienen sus pares, en Estados Unidos y Canadá.

El de la industria maquiladora es de 255 pesos, pero el minero de Pasta de Conchos ganaba sólo 60% de ese salario. Así, los mineros de Coahuila ganan menos que un albañil y 55% de lo que recibe un empleado de comercio.

Patrones indiferentes a las condiciones de sus trabajadores

A pesar de las ganancias que obtienen los empresarios de este giro, familias que han perdido a sus hijos, esposos, padres y hermanos no reciben indemnizaciones justas, y aunque para ellos ninguna cantidad puede reparar su pérdida, el dinero les resulta necesario mantener a los huérfanos y viudas, que han quedado desamparados.

Sin superar aún la pérdida, Eliseo Sifuentes y Rosalía Ávila, siguen llorando la muerte de su hijo Juan Alberto, su sobrino Julio y su yerno Juan Chavez, todos ellos quienes murieron en la explosión del 3 de mayo en un pozo del ejido Sabinas propiedad de la empresa Binsa.

Previendo su muerte, Juanelo pidió a su madre que le organizara una comida un sábado anterior pues decía que no duraría mucho, “me decía que orara por él, ese día estuvimos todos reunidos, la familia, y quería una comida porque decía que era su último día, decía que ya se iba a morir, a lo mejor ya presentía”, platica su madre Rosalía.

El sueldo de la mayoría de los mineros se obtiene en base a las toneladas de carbón que extraen, si logran sacar 10 toneladas por pareja reciben 225 pesos cada uno en el día, lo que genera las largas jornadas de trabajo de los mineros, pero aquellos con un
sueldo fijo que no bajan a la mina reciben un pago de 800 a mil pesos por semana.

Molestos por las condiciones en que ahora laboran los hijos y nietos de quienes perdieron su vida trabajando en la extracción del carbón, los deudos exigen a los dueños implementar las medidas de seguridad que se requieren.

Eliseo Sifuentes comenta, “Que se pongan al tiro con las medidas para que no trabajemos con miedo. Los dueños andan con sus carrazos y todo, pero uno no se defiende, no tiene sindicato ni nada, llegan a las minas y nomas le dan la pistola y a tumbar carbón, no hay más”.

“Decían que había mucho gas pero como le digo el hambre es bastante y tienen que ir, el dolor quien se lo quita a las viudas y a nosotros pos son tres. Mi hijo le tenía mucho miedo al gas. Pasan accidentes andan autoridades, atrás de esto y lo otro y los pozos están trabajando con las mismas normas”, señala.

Instancias federales detectan irregularidades en pocitos

Aunque se han realizado esfuerzos gubernamentales, los propietarios de minas siguen dando la vuelta al cumplimiento de las medidas básicas para la  operación de minas y pozos de carbón, además de que no se descarta que algunas se de ellas trabajen sin un permiso y de manera irregular sin los sistemas de seguridad adecuados.

El Delegado en Coahuila de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Manuel de Jesús Hernández Rocha, informa  que en el operativo conjunto que se acordó realizar en un periodo de 90 días, concluyó el pasado 19 de septiembre y se detectaron diversas irregularidades en 107 pocitos que fueron visitados, de los cuales 45 son proveedores de la Promotora de Desarrollo Minero.

Lo anterior derivó en 117 inspecciones en minas, tajos y pozos en los que laboran 2169 trabajadores y en las que se acreditaron 941 violaciones directas, 714 medidas y se ordenó la restricción de acceso en 34 centros de trabajo con una suspensión temporal.

Con lo anterior, se dio vista a la Dirección General de Minas para que suspendiera obras y trabajos mineros en 19 de los centros laborales visitados.

Hernández Rocha, expuso que dentro de estas acciones el IMSS detectó casos en que los productores no les otorgan a sus trabajadores seguridad social y otros los registran son salarios mucho menores a los que obtienen a fin de evadir el pago real al asegurado.

A razón de que en muchas de ellas se mantiene trabajando a menores de edad, advirtió que quien permita el ingreso de un menor a este tipo de trabajo será sancionado, pues aunque no trabajan al interior cualquier actividad les representa un riesgo.

Tal es el caso, dijo, del menor de 15 años quien laboraba como ganchero en la empresa Binsa que explotó en marzo pasado y por la cual le fue amputado un brazo.

De esta manera, con el objetivo de mejorar las condiciones, el delegado advirtió que todo aquél productor de carbón que pretenda seguir siendo proveedor de la CFE a través de Prodemi, tienen que estar certificado por una unidad de verificación si pretende  continuar en el suministro del mineral.

En torno a los inspectores que se tienen en Coahuila informó que en el año 2006 se contaba con 11 inspectores, cinco de los cuales estaban adscritos a la Oficina Federal en Sabinas; actualmente se cuenta con un total de 19 inspectores, de los cuales 11 se  encuentran adscritos a la mencionada Oficina Federal en Sabinas.

Numeralia

Ganancia de un Mediano Productor por día: Hasta 3 mdp al día

Sueldo promedio de un minero al día con ingreso fijo: 150 pesos al día, sin prestaciones ni seguro medico en algunos casos.

Venta por tonelada de carbón a CFE: 835 a 850 pesos la tonelada

Cantidad de carbón que se vende a CFE al año a través de Prodemi: 3.3 millones de toneladas

De los 3.3 millones de toneladas el 40 por ciento se le compra a la empresa Minsa, propiedad de José Luis y Armando Guadiana.

Pago al minero por tonelada de carbón: 45 pesos

Ganancia del productor por tonelada de carbón: 790 pesos

Jornada diaria de un minero: 9hr

 Claves

*La Secretaría de Economía registra 252 centros de trabajo entre minas, tajos a cielo abierto y pozos de tiro vertical.

*En Coahuila 5 mil personas se dedican de manera directa a la actividad minero y 8 mil de manera indirecta.

*El 90 por ciento del carbón del país se produce en Coahuila, en las plantas José López Portillo y Carbón 2.

*El 8 por ciento de la energía que se produce en el país se genera en Coahuila.

* De cada 100 focos prendidos 14 prenden gracias a la energía que se produce en Coahuila.

tabla mineros1

Saldo Negro a la fecha=1,403 muertes

*No incluye derrumbes, inundaciones y otro tipo de accidentes.

*Fuente: Recopilación del  Historiador Ramiro Flores Morales, libro “El Hondo: Una cuenta pendiente”

IMÁGENES DE ENRIQUE PALOMO

Publicaciones similares