UNIMEDIOS/ANA NÚÑEZ.- Una cifra de 52 niños coahuilenses de 14 años de edad son explotados laboralmente en los llamados pocitos mineros, según estadísticas de la Secretaría del Trabajo federal, informó la  titular de la dependencia en la entidad, Felicitas Molina Duque, quien dijo, el número puede ser mayor y las edades de los menores en estas condiciones podrían ser desde los 12 años.

Durante el mes de diciembre del año pasado la Comisión Nacional de Derechos Humanos, había exhibido a través del informe especial sobre las condiciones de seguridad e higiene en la zona carbonífera del estado de Coahuila, las condiciones en que los menores de edad trabajaban de manera informal expuestos a jornadas excesivas, condiciones extremas de temperaturas.

En dicho documento se expuso que la necesidad de contribuir al ingreso familiar impide que los niños y adolescentes concluyan sus estudios, además de que carecen de oportunidades de esparcimiento y convivencia con personas de su misma edad aunados a que ponen en riesgo su salud física y psicológica.

Dentro del informe proporcionado por la CNDH los pocitos de carbón, son yacimientos abandonados que carecen de permiso para operar, donde los menores de edad desarrollan actividades de extracción, transporte y limpieza de minerales.

La titular de la Secretaría del Trabajo en Coahuila Felicitas Molina Duque, reiteró que existen más niños que son explotados en la región Carbonífera pero desconoció el número oficial de los menores  que trabajan de forma indebida en estos lugares que además contribuyen al poco desarrollo de los menores ya que al permanecer en la oscuridad de los pocitos no se activa la hormona del crecimiento, ni se desarrolla correctamente su metabolismo.

Molina Duque, informó que las personas que trabajan en las minas no proporcionan muchos datos porque el trabajo informal es más redituable y temen perder el ingreso que perciben por la labor que realizan, por lo que tendrán que recurrir a otras instancias para que levanten un censo del número de menores que están involucrados en esta explotación laboral, ya que los datos llegan en primera instancia a la dependencia federal de la Secretaría del Trabajo.

Ante esta situación, la secretaria del trabajo comentó que están proponiendo que haya alternativas a través de la promoción del autoempleo mediante el Instituto Estatal del Empleo y el Icatec, para que se capacite y se otorguen becas a quienes se encuentran laborando informalmente para que puedan desarrollar una industria familiar y así sostenerse.

“Vamos a hacer un levantamiento muy puntual, porque todavía los datos no están corroborados, ahorita vamos para Sabinas a un foro y ahí nos vamos a quedar a trabajar con un grupo”, declaró Felicitas Molina Duque, quien aceptó que no ha visto directamente estos casos.

Publicaciones similares