Home >> En el tintero >> En el tintero/ Ni cómo ayudarlos
En el tintero/ Ni cómo ayudarlos

Por Jessica Rosales

¿Cómo pelear con los de enfrente si en casa hay serios problemas? El PAN debería reflexionar si es peor tener a los priistas como enemigos o a sus propios militantes.

Por años ha surgido una larga lista de inconformes, ya sea porque son relegados y excluidos del PAN o porque simplemente deciden desertar, al considerar que el grupo “anayista” tiene secuestrado al blanquiazul.

En más de una década el grupo político que lidera Guillermo Anaya ha tomado las decisiones de Acción Nacional, pero no son pocos los que han peleado y arremetido contra quien aún busca ser el Gobernador de Coahuila. ¿Cómo lograrlo si los propios militantes de su partido aseguran que no ganó la elección? ¿Qué garantiza que no traicione al pueblo como lo ha hecho con sus compañeros y amigos?

Comencemos con quienes por ejercer su libertad de expresión en asuntos internos fueron expulsados del PAN, es el caso de los exregidores Narciso Mendoza y Jesús Dávila. También quienes enfrentan o enfrentaron una suspensión temporal como Oscar Mohamar, Miguel Wheelock y ahora Gerardo García Castillo.

El exalcalde de Torreón, José Ángel Pérez Hernández; el exdiputado federal, Jesús Ramírez; y el ya fallecido Edmundo Gómez, decidieron renunciar. Los que además de ser compañeros de partido eran amigos de Memo, pero igual terminaron con diferencias son los exdiputados José Ignacio Maynes, Luis Gurza y Fernando Simón Gutiérrez, ahora importantes cuadros de su principal enemigo político, Miguel Ángel Riquelme.

También está el caso de Alfonso Tafoya, exsecretario del Ayuntamiento durante su gestión como alcalde; la exregidora Verónica Soto Díaz, y el exdelegado de Semarnat, Ignacio Corona, quienes se integraron a otros partidos.

Después nos encontramos con el caso de la exdiputada federal por el PAN, Tomy Vives quien se fue al PSD; y de Marta Lío quien decidió apoyar al candidato independiente a la alcaldía de Ramos Arizpe. Sin embargo, recientemente se ha visto a ambas coincidentes con la política de Memo Anaya, incluso Marta Lío presumió fotografías al lado del panista a quien apenas hace unos meses no bajaba de traidor.

Y luego están los que siguen en el PAN pero arremeten contra el grupo “anayista” por considerar que no son el mejor ejemplo de lealtad y honestidad en los procesos políticos que realizan, Rosendo Villarreal y Rosario Jiménez, ésta última quien ha puesto en vilo a la dirigencia estatal por evidenciar irregularidades en la selección de candidatos.

El aun panista Gerardo García dijo “el PAN critica a los Moreira por creerse dueños del PRI ¿y ellos que, venden piñas?”. Con tantas quejas de sus propios militantes, así ni cómo ayudarlos.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top