En Coahuila las mujeres perciben 15% menos de salario que el hombre

POR JESSICA ROSALES

UNIMEDIOS/ SALTILLO, COAHUILA.- La cultura que prevalece en nuestro país ha impulsado gravemente la discriminación en todos sus ámbitos, pues en Coahuila sólo por cuestión de género la mujer gana 15 por ciento menos del  salario que recibe un hombre por hacer la misma actividad, tendencia que impacta en mayor grado a las féminas con baja escolaridad.MUJERES-TRABAJANDO

Así lo establece un diagnóstico elaborado por los  investigadores Francisco Serrano Camarena  y José María González Lara de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Coahuila  en conjunto con la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el cual  arroja resultados alarmantes en el tema de discriminación en una época en donde se supone, debería existir mayor tolerancia.

“Por la naturaleza social de un país como México, de la discrepancia entre clases sociales estamos viendo diferencias importantes en cuanto a la percepción, encontramos evidencias que parecen sugerir que hay ciertos elementos de discrepancia y preferencia por contratar a cierta gente, por darles beneficios a ciertas personas más que a otras”, señala el especialista Francisco Serrano.

Del análisis se desprende que  las empresas no están dispuestas a invertir en las mujeres, quienes por naturaleza se ausentan del centro de trabajo por su responsabilidad de madre, esposa o hija, ya que la mayoría de las ocasiones, también  son quienes se encargan de los padres.

A pesar de que algunas mujeres pudieran tener una mejor capacidad que el hombre, los jefes deciden otorgar los puestos altos al género masculino, y ofrecen un ingreso inferior como castigo a esta ausencia.

“No tiene que resultar sorprendente este tipo de resultados, dado que México es un país que apenas está saliendo de este gran diferencial entre hombres y mujeres; la información establece que la mujer comenzó a votar en México en 1955, entonces no tenemos que hacer un escándalo al respecto, es un proceso que va cambiando”, opinó.

El experto señala que esta discriminación se observa en mayor grado en el nivel de operario, donde las féminas no tienen las herramientas para exigir sus derechos por ignorancia, por lo que las profesionistas tienen mayor oportunidad de exigir esa igualdad.

En contraparte, el experto destaca que se favorece a la mujer aún a costa de la productividad por la cuota de género que para algunas empresas resultan costosas, debido a las ausencias obligatorias a las que tiene derecho la trabajadora del género femenino.

Consideró que la actual generación no percibirá los cambios en el diferencial de género en el trabajo, debido a la cultura que prevalece en el país.

“Tenemos que hacer que las mujeres tengan las mismas oportunidades en el mercado laboral pero desde antes,  opciones a la mejor educación, a la misma educación que el hombre, que cuando esté en periodos de maternidad, que en México se acostumbra a ausentarse, que haya mecanismos en el Gobierno como ocurre en  países como Finlandia en donde se les ofrece capacitación para actualizarse para evitar que se rezague”, apuntó.

Discriminación educativa, una realidad

 El mito de la discriminación educativa es una realidad en Coahuila y en México, pues  un profesionista  que egresa de una escuela pública inmediatamente es considerado para un empleo de operario, mientras que los puestos directivos se reservan para aquellos jóvenes de escuelas privadas, aún y cuando éstos últimos no cuenten con la capacidad necesaria.

“Nosotros tendemos a discriminar a la gente del Norte que es más trabajadora a que la gente del sur y eso ya es un proceso discriminatorio y empezamos a ver algunos datos que sugieren que por ejemplo a nivel de Estado, las entidades del norte, las fronterizas prefieren contratar a gente que es de la región que de otras partes del país”, expone.

Para los empresarios de Coahuila y del país, resulta de gran importancia el prestigio de la universidad de la que egresan sus posibles empleados, por lo que aquellas que requieren de altos recursos económicos para ingresar tienen mayor ventaja que las escuelas de bajo costo, en este caso la institución pública.

Y es que los mecanismos de enseñanza en las universidades están diseñados para las circunstancias del alumno, es decir aquellas que llegan a cobrar hasta 70 mil pesos por semestre ocupan a estudiante tiempo completo para capacitarlo ampliamente. Mientras tanto  en las públicas son costos muy bajos y se organizan  horarios de medio tiempo para que el joven trabaje y solvente su educación.

Sin embargo al egresar, el estudiante de la escuela pública ya tiene un prejuicio del empleador, que no le otorgara un puesto alto inmediatamente de conocer la Universidad de la que egreso, así como su estatus social.

Son rechazados para un empleo por feos

Aunque parezca increíble, en Coahuila la discriminación por la apariencia sigue siendo un problema, más allá de quienes muestren un tatuaje que también son excluidos, aquellas personas que para el empleador es  fea, sin importar que tengan una amplia capacidad en el trabajo, no es considerada para actividades de importancia dentro de la empresa, mucho menos en las relaciones públicas.

“Está más que claro que este tipo de actitudes discriminatorias hace que las empresas no funcionen adecuadamente pues quien tenga un tatuaje no necesariamente quiere decir que sea una persona drogadicta, pandillero o como se le califica actualmente por algunas personas”, destaca Serrano Camarena

Dicho estudio demuestra que la discriminación por apariencia sigue siendo un problema en nuestra entidad, en donde se rechaza a un ser con gran capacidad de trabajo por el solo hecho de no tener una buena apariencia, incluso cruelmente se decide por estar feo, según la percepción del empleador.

“Tiene que ver con la apariencia física hemos encontrado en investigaciones generales que también se tiende a discriminar por color de piel en un país como México, por estatura, la apariencia física tiene un punto importante, todavía no vemos gente muy fea a niveles de Dirección Generales en las empresas, difícilmente vamos a ver gente fea dando bienvenida en las empresas”, expuso.

Parte de esta apariencia también tiene que ver con aquellos que tienen un tatuaje a la vista, y pese a que en la actualidad es un acto común y aparentemente tolerable, en los centros laborales representan un motivo de desconfianza.

Los contratan por predicar la misma religión

Aunque la segunda etapa del estudio radica en analizar el fondo y las causas de la discriminación en primera instancia se ha detectado esta problemática en la parte religiosa, desde el ámbito municipal.

“La religión es algo que nos llama la atención porque de eso si tenemos muchos datos a nivel municipal, es que las religiones tienden a asociarse y tener comportamientos de contratación hacia ellos  mismos, aunque no necesariamente sea la gente que necesiten para el trabajo”, destaca.

Añade, “Ahorita los daros secundarios de lo que nos hablan es de que en la medida de que el grupo religioso es más pequeño tiene menos gente de otras religiones en sus actividades productivas”.

Sanciones no inhiben la discriminación  

En Coahuila en el 2007 se creó la Oficina Estatal para Promover la Igualdad y en contra de la discriminación derivada del impulso de una ley con el mismo nombre que sanciona a quien haya incurrido en algún acto discriminatorio comprobado, con multas que van desde los 20 hasta los 200 días de salario mínimo que equivalen a 11 mil 320 pesos la más alta, dependiendo si el responsable fue un servidor público, un civil o una empresa.

A pesar de lo anterior, la población desconoce esta posibilidad de denunciar y obtener resultados tangibles, pues se obliga no sólo a servidores públicos, sino a empresas y civiles, a tomar cursos de capacitación para evitar la discriminación, se cancelan permisos, ya sea si se cometió en establecimientos o se obliga a instalar carteles y anuncios para promover la igualdad.

“Nosotros tenemos coordinación con los Derechos Humanos y quejas que la Comisión no tiene facultades para ver, nosotros sí tenemos, existe un ejercicio de coordinación donde recibimos quejas que ellos no pueden atender por razones legales. Nosotros tenemos un procedimiento ágil y expedito que establece sanciones”, destacó la directora de la dependencia, Laura Martínez Rivera.

 

Publicaciones similares