UNIMEDIOS/KARLA SALAS.- La problemática de la desaparición forzada en Coahuila ha registrado un incremento considerable en los últimos dos años de menores de 10 años que prácticamente son “levantados” junto con toda la familia, algunos de ellos recién nacidos.Exigen a Peña establecer protocolos de búsqueda para desaparecidosde

De febrero de 2007 a diciembre del 2012 Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos ha documentado 127 personas  desaparecidas, de las cuales 7 han sido localizadas, una de ellas sin vida.

En conferencia de prensa, presidida por Blanca Martínez Bustos, directora del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios,  José María Castillo Plascencia, director del Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi  en Torreón, y  Raúl Reyes, integrante de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC), se informó del estatus en que se encuentra la situación en la entidad.

“A partir del 2011 se expresa la variable de desapariciones de familias que son privadas de su libertad en el negocio familiar o en su casa, llevándose desde el bebe recién nacido hasta el abuelo. A la fecha se tiene un registro de 19 eventos con 71 personas que fueron desaparecidas con esta característica”, establecen.

Basados en un análisis, destacan que la mayoría de las personas reportadas como desaparecidas son hombres de entre 19 y 35 años de edad, es decir el 40.7 por ciento son personas jóvenes, en edad productiva, más no adolescentes.

Así mismo, detectan un incremento de denuncia de desaparición de mujeres  de hasta un 62 por ciento en el 2012 respecto a lo documentado de los años 2007 al 2011.

El periodo de mayor recurrencia es entre los meses de febrero a abril en los últimos 4 años con un 45.1 por ciento de los casos.

Destacan que de las personas que se llevan en grupo el 50.84 por ciento se los llevaron en grupos de 2 a 5, con 151 personas desaparecidas en 56 eventos y 20.54 por ciento con 61 personas desaparecidas en 8 eventos.

“Por seguimiento de información de diversas fuentes tenemos conocimiento que en la Región Laguna y Región Norte la problemática es más seria que la que alcanzamos a reflejar en este informe”, señalan.

Así mismos, los representantes de organismos en apoyo de personas en busca de familiares desaparecidos consideran que el miedo y desconfianza que persiste de las familias hacia las autoridades impiden que varias de éstas hagan las denuncias formales ante las instancias de procuración de justicia.

Lo anterior, tras destacar que son los propios elementos de seguridad pública quienes están coludidos con los grupos delincuenciales y ante ello, quienes interponen la denuncia se enfrentan a la re victimización, la no acción investigadora y la estigmatización.