UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.-  Ni los secuestros, desapariciones forzadas, extorsiones o persecuciones que la ola de violencia en México ha dejado en el Norte del país,  son suficientes para desmotivar a los migrantes que en su intento de cruzar la frontera, pasan por Coahuila y a prueba de balas siguen en busca de su sueño americano.

A pesar de ser víctimas de vejaciones, abusos y ahora hasta utilizados por la delincuencia organizada, el flujo de indocumentados se ha incrementado en un 100 por ciento en los últimos meses.

El padre Pedro Pantoja, Coordinador de la Posada Belén,  añadió que el número de huéspedes en la Casa del Migrante de Saltillo, no disminuye a pesar de que la mayoría de las ocasiones el paso de los centros americanos se convierte en un calvario.

“A veces llegan con brazos quebrados, marcas de sangre en el cuerpo y cara, golpeados, violados e incluso extorsionados, así es como llegan; y pesé a esto, al día recibimos a 300 de ellos que en su mayoría sufren de este abuso” apuntó el Sacerdote.

Hace sólo un par de años la cifra diaria ascendía a 100 migrantes y hoy se triplicó, por lo que  una de las causas a las que se atribuyen estos hechos es el cierre de la Casa del Migrante de Lechería en el estado de México.

“Los organismo civiles estamos demandando que por favor hagan algo, porque el abuso a estas personas ha hecho de México y del norte del país, un  lugar de muerte, de extorsión y de criminalización” señaló el sacerdote.

Perfil de la migración a su paso por Coahuila

En Coahuila existen 3 tipos de perfiles migrantes que transitan por el Estado, el Sacerdote Pedro Pantoja detalla cada uno de ellos mismos que ha logrado conocer a través de su trabajo en la Casa del Migrante, Posada Belén.

Señaló que el primer perfil consiste en el acrecentamiento de mujeres migrantes que viajan con su pareja, familiares o solas en busca de una mejor vida ya que la pobreza y el hambre que se vive en Centroamérica, las ha orillado a formar parte de la migración.

El segundo perfil, apuntó Pedro Pantoja, consiste en los adolescentes que no les duele el vacío de abandonar a sus connacionales, ya que cada semana en la Casa del migrante se atienden cerca de 600 indocumentados entre los 14 y 17 años.

Destacó que el tercer perfil, se da debido al terror y la violencia, así como al despojo de propiedades en su país, personas que deciden estacionarse en los Estados Fronterizos, haciendo de México un país de llegada y formando lagunas humanas de supervivencia buscando desesperadamente un empleo y una manera de vivir.

 “Estamos enfrentando una situación de asentamiento humano de hombres y mujeres migrantes desesperados que deciden quedarse aquí lo cual nos exige también que nosotros intervengamos en la gestión migratoria, para tratar que regresen a sus casas” señaló el encargado de la Casa del Migrante.

Por último, hizo mención del cuarto perfil, al que consideró un tanto peligroso, ya que al darse esta dispersión de la violencia en el Estado y el país, la presencia del crimen organizado aprovecha la situación de los migrantes para convertirlos en sicarios y extorsionadores.

Aumentan al doble aseguramientos por parte del INM

Por su parte, la delegación del Instituto Nacional de Migración, a cargo de José Guadalupe Martínez Valero, explicó que desde hace tiempo, la violencia ha venido a recrudecer en el paso de quienes buscan abordar el tren de carga que los acerque a la frontera con Estados Unidos, provocando que muchos resulten severamente lesionados al tratar de huir para no ser deportados.

Reiteró que en sólo en lo que va del año, el tránsito de migrantes por la entidad ha aumentado al doble, hecho que alarma a las dependencia federal, y que busca acercarse a estas personas con el fin de brindarles asesoría y ayuda para que regresen a su país, esto a través del señalamiento de rutas y la facilitación de la guía paisano.

Dijo que la ola de violencia e inseguridad que agobia la frontera norte y que hace presa fácil a los migrantes centroamericanos de extorsiones, secuestros y violaciones no ha frenado la migración que se da por Coahuila.

El delegado de dicho instituto, reiteró que en solo tres años el tránsito de migrantes por la entidad habría ascendido cerca de un 100% en cuanto al aseguramiento den la Estación migratoria en nuestro Estado.

“Las cifras por mucho han sido superadas respecto al año pasado, pues solo en el 2011 tuvimos 739 personas alojadas  en nuestro centro de migración, mientras que solo en septiembre de 2012 contamos con 973 migrantes. Mil 150 en octubre con certeza andaremos duplicando la cantidad del año pasado”,” señaló el funcionario federal.

Al cierre del mes de octubre de 2012, ante el Instituto Nacional de Migración en Coahuila, se tuvieron  poco más de mil 150 migrantes atendidos, cifra que el delegado asevero viene a duplicar el número del año pasado.

Cabe mencionar que tan solo en la primera mitad del 2011 se tuvo registro de poco menos de 2 mil asegurados centroamericanos, en donde cada semana partían autobuses con 40 ó 60 indocumentados cada semana rumbo a la estación migratoria en la capital del país de donde son deportados.

Pese a ello, tan solo en Coahuila las autoridades migratorias aseguran que a la fecha sobrepasan las 10 denuncias formales que ha recibido el INM por parte de los indocumentados que transitan por la entidad;  de las cuales la mayoría corresponden a funcionarios aduanales, policías municipales y estatales así como de instancias de salud pública.

Policías municipales no pueden detener a migrantes:CDHE

La mayor parte delas quejas que recibe actualmente la Comisión de Derechos Humanos en Coahuila es de migrantes, pues cada año se documenta que  en su travesía por diferentes estados, son expuestos a delitos en su perjuicio, abusos de algunas autoridades y accidentes en los que pueden perder la vida.

Armando Luna Canales, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila, destacó la importancia de la implementación de medidas de seguridad por parte de las autoridades, pues durante su paso por el estado, los migrantes son más vulnerables y advirtió qie ninguna autoridad municipal puede detenerlos por suponer que su estadía por el estado es ilegal.

Señaló que es necesario que para evitar esas violaciones, existan las medidas necesarias para que las persones que están en el estado de Coahuila, ya sea legal o ilegalmente,  tengan condiciones básicas de seguridad.

“Entendemos que hay lugares que son de mayor riesgo, pero los migrantes representan mayor vulnerabilidad y tiene que crearse los programas específicos”, dijo.

Refirió que como parte de las recomendaciones  permanentes de su Programa de Atención a Migrantes se busca establecer contacto con las personas  en albergues y centros de atención, donde se reciben quejas y se gestionan soluciones inmediatas a casos específicos.

También, abundó, se realizan visitas a estaciones migratorias en las que se recaban testimonios y se recorren aeropuertos, terminales de autobuses, puntos ferroviarios y cruces fronterizos con el fin de recibir quejas y denuncias de los migrantes que son afectados en su tránsito por el país.

Así mismo, se reciben quejas por detenciones arbitrarias y abusos de policías y elementos de instancias de seguridad pública en su mayoría.