Home >> Salvador Hdz. Vélez >> El mosaico electoral
El mosaico electoral

Salvador-Hernández-VélezLos resultados de la jornada electoral dan cuenta del mosaico de fuerzas políticas existentes en el País. Tenemos sistemas pluripartidistas en Oaxaca y Tlaxcala; bipartidismos de ida y vuelta en Aguascalientes, Baja California y Sinaloa; hegemonías al estilo del viejo régimen en Durango e Hidalgo; mayorías renovadas a favor del PRI en Chihuahua, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas; los estados que eran más priístas, Coahuila y Tamaulipas, dejan de serlo, y Puebla, con una nueva condición de mayoría anti-priísta.

Los resultados de las urnas cierran con altas y bajas para todas las fuerzas partidistas en la pasada disputa del 7 de julio: una gubernatura, 272 distritos uninominales y mil 348 presidencias municipales.

La gubernatura de Baja California, por quinta vez consecutiva queda en manos de Acción Nacional (1989-2019), aunque ahora aliado al Partido de la Revolución Democrática. El PRI perdió posiciones en ese estado. De la mano, el PAN y el PRD avanzan en Aguascalientes, porque ganan en 7 de los 18 Distritos locales y, rescatan los municipios de Calvillo, Jesús María y la ciudad capital, donde se concentra más del 90 por ciento de la población, por ello en este estado el priísta Carlos Lazo de la Torre gobernará con una fuerte oposición panista-perredista a nivel municipal.

En Coahuila, aliados PAN, UDC y PRD tienen un avance en tres de los cinco municipios con mayor peso poblacional: Saltillo, Monclova y Acuña. El PRI mantuvo la mayor parte de los municipios (28 de 38); recuperó Múzquiz (que era gobernado por Unidad Democrática de Coahuila), así como Allende y San Buenaventura (estaban en manos del albiazul), y Castaños (lo tenía el PRD).

En Tamaulipas, como en Coahuila, la fortaleza del tricolor es minada. La mayoría legislativa del PRI se mantiene en pie. Además, arranca Tampico al PAN y refrenda en otros 34 Ayuntamientos. Ganó en Victoria, Reynosa, Madero y Altamira, municipios de gran población.

En Tlaxcala, Acción Nacional, sin alianzas, gana en 16 de los 60 municipios, entre ellos los más importantes: la capital, Huamantla y Apizaco. En ese estado, el pluripartidismo es lo dominante. El reparto de los 19 Distritos uninominales da cuenta de ello: 7 para el PRI; 6 para el PAN; 3 para el PRD; mientras que Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano (MC) y el Partido Socialista (fuerza local) recogen uno cada uno.

En Puebla la coalición PAN-PRD-Nueva Alianza se impone en 22 de las 26 Diputaciones uninominales en juego y en las alcaldías más importantes: la ciudad capital, San Martín Texmelucan, Atlixco, San Andrés y San Pedro Cholula, Huauchinango, Xicotepec de Juárez e Izúcar de Matamoros.

En Chihuahua la alianza PRI-PVEM conserva la mayoría en el Congreso y gana 49 de los 67 municipios, entre ellos los principales: Ciudad Juárez, Chihuahua, Parral, Camargo, Ojinaga, Casas Grandes y Jiménez. En Durango el PRI mantiene la hegemonía, con todas las Diputaciones uninominales ganadas, así como 32 de los 39 municipios en disputa, incluyendo los de mayor peso: Durango, Gómez Palacio y Lerdo. En Hidalgo el Revolucionario Institucional se lleva carro completo: los 18 Distritos locales disputados. Es decir, el tricolor se recupera del “tropiezo” del 2010, cuando gana “solo” 15 de los 18 Distritos.

En Oaxaca el PRI tiene un avance considerable: recupera la capital y gana en otros 56 municipios. Pero la alianza PAN-PRD gana en 14 de 25 Distritos uninominales. En Quintana Roo, el PRI gana 14 de los 15 Distritos uninominales en disputa y los 10 municipios —incluyendo, desde luego, Benito Juárez (Cancún)-. En Sinaloa, el Revolucionario Institucional gana 21 de 24 Distritos uninominales y 18 de 21 alcaldías. En Veracruz el priísmo se consolida, con 25 de 30 Distritos y 95 de 210 municipios, entre los que destacan Veracruz, Tuxpan, Poza Rica, Perote, Pánuco, Orizaba, Minatitlán y Xalapa. En Zacatecas el PRI se fortalece, gana en 17 de los 18 Distritos en disputa y en 36 de los 58 municipios, destacando Fresnillo, Zacatecas y Guadalupe.

El sistema de pluralidad política sin duda se consolida en el País, el mensaje de los electores es contundente: las fuerzas político-electorales son cada día menos dominantes en sus estados, salvo Baja California panista, Hidalgo priísta y el Distrito Federal perredista.

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top