UNIMEDIOS/ TERESA QUIROZ.- En Coahuila,  la deserción de estudiantes de nivel medio superior  alcanza el 38 por ciento de la matrícula, cuyo principal factor es el tema económico, así lo señala el Secretario de Educación José María Fraustro Siller, quien destacó la importancia del apoyo de los padres de familia para que los jóvenes no incursionen en la delincuencia.

Los problemas económicos y sociales en México originan que cada vez más jóvenes se conviertan en delincuentes a una edad más corta, pues los registros establecen que menores desde los 14 ó 15 años se dedican a robar, extorsionar e incluso al secuestro. Es por eso que la secretaría de educación busca mantener al mayor número de estudiantes a través de programas donde se hace entrega de becas.

El Secretario de Educación en el Estado, recalco la importancia de  que sean los propios estudiantes quienes acudan a la instancia estatal para solicitar su beca, y así puedan asegurar su futuro académico, ya que la educación será el único medio para mantenerse fuera de las filas de la delincuencia.

Fraustro Siller destacó  que la baja de la matrícula en el nivel secundaria, además del factor económico es que los jóvenes son fáciles de impresionar y es ahí cuando los delincuentes aprovechan para acercarse a los  hijos, haciéndoles regalos o deslumbrándolos con lo fácil que pueden obtener dinero de manera ilegal.

Por su parte, Carlos Osuna Dávila representante de la SEP en Coahuila indicó que en las instituciones federales la deserción es de un siete por ciento en nivel medio superior, asegurando que se cada día se cuenta con un monitoreo más oportuno para detectar posibles casos y poder evitarlos.

Osuna Dávila expuso que se está gestionando el  incremento en el número de becas como una de las principales acciones para rescatar a los jóvenes de la delincuencia por lo que este año se pretenden otorgar  poco más de 8 mil al mes de febrero y cerrar el año con aproximadamente 30 mil.

Sin embargo, el representante federal en Coahuila coincidió en que el trabajo de mantener a los jóvenes en el estudio  no solo es de los educadores y las autoridades competentes, si no en gran medida es trabajo de los padres de familia, quienes deben  mantenerse al tanto del avance en la educación de sus hijos.

Los funcionarios coincidieron que la criminalidad sólo puede combatirse  efectivamente a través de mejores niveles de educación, y la atención oportuna a los jóvenes estudiantes, así como el constante monitoreo para poder detectar a tiempo si existe un problema que ponga en riesgo el aumento de la deserción en la matricula del nivel medio superior.

Publicaciones similares