POR TERESA QUIROZ

UNIMEDIOS, SALTILLO, COAHUILA.- Mientras que el alcalde de Torreón, Eduardo Olmos Castro, recibió la administración con 110 millones de pesos de deuda, al final de su gestión dejará un monto superior que asciende a 150 millones de pesos, recurso que su sucesor deberá pagar a Banobras.

Eduardo Olmos Castro, alcalde de Torreón.

Eduardo Olmos Castro, alcalde de Torreón.

El Presidente Municipal justificó este adeudo por la construcción del estacionamiento de la Plaza Mayor, lo que aumentó la cifra con 40 millones más de los que dejó el ex alcalde José Ángel Pérez Hernández.

Aseguró que se trata de un pasivo “manejable” y que no representará ningún problema para su sucesor Miguel Ángel Riquelme, pues confió en el buen trabajo que realizará.

Olmos Castro, detalló que las firmas de análisis financieros a nivel mundial, Standard and Poor’s y Fitch Ratings, siguen clasificando a Torreón con una “de las mejores calificaciones del país”, hecho que avala el trabajo de recursos económicos que se ha hecho en su administración.

Dijo que si Torreón tuviera un pasivo que se saliera totalmente de su circunstancia administrativa manejable, la calificación en este momento bajaría, y aseguró que Standar and Poor’s dio una doble AA positiva a la ciudad.

Por su parte, el próximo alcalde lagunero, Miguel Ángel Riquelme, dijo desconocer el estado financiero del Municipio y señaló que será hasta el primer día de su administración cuando se comience a trabajar en base de las cuentas que reciba, las cuales confió serán solidas y sanas.

Publicaciones similares