Home >> Gobierno Abierto >> De la promesa de campaña al plan de gobierno
De la promesa de campaña al plan de gobierno

Por Víctor S. Peña

Días de campañas electorales. En un esquema partidocrático (o de poliarquías, si se quiere, en términos de Robert Dahl), pocos cambios hay en las caras de quienes participan: son los mismos con promesas diferentes, moldeadas según el puesto que buscan.

Entre otras razones, pareciera por esto se ha vuelto eje de las campañas aquello de la palabra empeñada: sea ante notario público o no, se promete; lo cumplido se vuelve el puntal de una estrategia electoral y un lastre lo que se dejó de hacer o se hizo mal.

Eso de cumplir las promesas, por supuesto, no está mal. De alguna manera se pretende contrarrestar la imagen del político de siempre, que dice que hará y, una vez en el puesto, olvida. Sin embargo, el hecho de que los acentos del buen servidor público se carguen en las promesas de campaña nos habla de qué tan olvidado tenemos los planes de gobierno.

El compromiso de campaña es la propuesta inicial con la que el candidato se presenta. En su recorrido y durante la campaña, el candidato debiera incorporar más propuestas, detectar y clarificar la problemática por resolver. Una vez electo (o electa, por aquello de la equidad de género), toda aquella información debiera articularse en un plan de gobierno.0

Así las cosas, las promesas de campaña son apenas un inicio. Los planes de gobierno, por otro lado, es el compromiso formal para el que, se supone, se enfocan todos los esfuerzos de las administraciones: el recurso humano, el material y el presupuestal.

Cumplir lo prometido en campaña es bueno, insisto. Pero el reto está en cumplir con los planes de gobierno.

Por eso es lamentable que, en la práctica, los Planes Estatales o Municipales no sean más que una pieza decorativa en la biblioteca de algún candidato en potencia. Por esto es lamentable que, dentro de la planeación, la parte menos desarrollada de la gestión de lo pública siga siendo la evaluación.

Algunas excepciones hay. Y, por aquello de tomar los buenos ejemplos, véase a León en el estado de Guanajuato. Un faro para las administraciones municipales que, desde su Plan Municipal, marca la diferencia. En debates internacionales, León es un ejemplo destacado. Y si bien su página de internet pudiera no ser demasiado vistosa, conocer lo hecho por la actual administración que termina este año, es enriquecedor.

En la red de redes

  • Un recurso invaluable para la planeación municipal está en el Sistema Nacional de Información Municipal en http://bit.ly/ISAeGY
  • La página del Municipio de León, Guanajuato está en http://www.leon.gob.mx/
  • Para consultar el Plan Municipal (Agenda Común, le llaman) debe visitarse http://bit.ly/ISzkKC Nótese, por ejemplo, cómo los compromisos de campaña son identificables y son parte de un programa mucho más amplio.

@victorspena

www.victorspena.com

  • La nueva era de la publicidad

  • Noticiero Capital Noticias 91.3FM

  • Acontecer/El Heraldo de Saltillo

Top