UNIMEDIOS/ JESSICA ROSALES.- Durante el 2012 el DIF Coahuila reportó alrededor de 10 mil casos de maltrato a menores, como omisión de cuidado, daño físico y psicológico, producto de la desintegración familiar que se observa en la entidad, informó Jaime Bueno, quien no lo descartó como un factor para que ahora los delincuentes sean cada vez más jóvenes.

El Director del DIF en la entidad indicó que se está trabajando en programas que permitan apoyar a las familias y fortalecer el núcleo familiar, con psicólogos y terapeutas que den seguimiento a los casos en la entidad.

Del total de casos de maltrato el 20 por ciento es de niños muy pequeños, que sufren desde daños psicológicos y físicos.

“No dejamos de trabajar es un trabajo muy importante que nos toca a nosotros, talleres, pláticas, fomentar los valores, las acciones que estamos realizando en las escuelas del Estado contrael bullying, etc”, dijo.

Jaime Bueno, indicó que en los 27 Centros de Atención e Integración Familiar del Estado, reveló que se atienden alrededor de 29 mil personas al mes, con cuestiones de desintegración y en donde se les brinda apoyo psicológico a fin de restablecer el tejido familiar.

En los albergues, dijo, se atienden actualmente a 50 menores que se encontraban en situación de riesgo en sus hogares, alguno de ellos candidatos a la adopción debido a que sus tutores carecen de la capacidad.

Indicó que pese al fenómeno de ninguna manera se trata a los niños como delincuentes, por lo que se encuentran trabajando en el origen de los hechos, y evitar que repitan el patrón de la violencia.

Por su parte,  el Presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Héctor Mario Zapata de la Garza, consideró que uno de los factores de este fenómeno es el descuido de los tutores, por lo que hizo un llamado para unir los lazos familiares, fomentar los valores y motivar a los hijos a que estudien, a fin de que no tengan la necesidad o la tentación de unirse a las filas de la delincuencia.

Publicaciones similares