UNIMEDIOS/ JESSICA ROSALES.- A pesar de la sentencia de 44 años de cárcel que ordenó el juez segundo de lo penal contra Gustavo Ardón Alfaro por el homicidio de una comerciante en Saltillo y la agresión a la joven Leslie Flores, la Casa del Migrante a través de organismos locales insiste en la libertad del migrante hondureño.

Alberto Xicotencatl, Director de la Casa Belén, admitió que se encuentran en proceso de apelación de la sentencia, por lo que se presentaron los alegatos en los que se insiste en su inocencia con el objetivo de que los magistrados den marcha atrás en el fallo del juez.

Y es que para la Casa Belén,  las 37 puñaladas que recibió Leslie quien sobrevivió al ataque y es quien identifica a su agresor, no acreditan un intento de homicidio, según el organismo respaldado por la Diócesis de Saltillo.

El Director de la Casa del migrante, consideró que la declaración de la joven sobreviviente contiene algunas incongruencias que permiten dudar de su testimonio.

Mientras la iglesia respalda al migrante, Leslie Flores, quien asegura que Ardón le atestó 37 puñaladas, identifica al hondureño como responsable de la muerte de Perla Judith Quintero.

Informes médicos apuntan que, luego del hecho ocurrido el 30 de septiembre de 2009, Flores presentó un estado de salud grave por lo que duró alrededor de un mes en el hospital. Por su parte, la iglesia sostiene que la mujer salió al siguiente día del nosocomio.

A pesar de ello, la Casa del Migrante considera que el testimonio de Leslie no es falso y han desacreditado su declaración, insistiendo en que presenta incongruencias.

Alberto Xicotencatl, admitió que la defensa respaldada por la Diócesis de Saltillo permanece, pero en el ámbito local, ya que indicó no cuentan con elementos suficientes para llevar el tema a organismos internacionales.

En ese sentido, dijo que sólo mantienen  el contacto con la embajada de Honduras que ha permanecido atenta a los avances del proceso.

“Como casa del migrante seguimos insistiendo en que se haga una sentencia conforme a derecho con una lectura extremadamente específica y muy consciente en cuanto a todos los agravantes, para que sea una condena justa y no arbitraria”, puntualizó.