POR TERESA QUIROZ

UNIMEDIOS/ SALTILLO, COAHUILA.- En razón del robo de casi mil 800 cajas de libros de texto de la Secretaria de Educación Pública en Coahuila, la dependencia inició una investigación en contra del personal a cargo de la distribución de los ejemplares, ante la sospecha de que pudieran estar involucrados en estos hechos. José María Fraustro Siller, Secretario de Educación en Coahuila

El Secretario, José María Fraustro Siller , detalló que Antonio Chaires Camporredondo, encargado de la distribución de los libros, al chofer del camión de quien no se precisó su nombre, y a otras dos personas que ayudaron a la carga de los libros en los camiones, han sido llamados a declarar por parte de las autoridades ministeriales.

“Se avisó al ministerio público ya hay un perito revisando el caso, estamos llevando a cabo una investigación a fondo y ya se presentó una denuncia ante la Procuraduría, pues  alguien que cometa este tipo de acciones merece todo el rigor de la ley”, expresó el Secretario de Educación.

“Hasta la fecha solo se ha encontrado a 4 sospechosos que están bajo investigación , entro los que figuran, Antonio Chaires encargado de la distribución de libros, el transportista del camión, el chofer y un ayudante” reitero el funcionario.

Dijo que los libros rescatados son poco mas de  95 mil ejemplares por lo que se está investigando a las personas responsables de almacenes, pidiéndoles que informen sobre sus funciones con el fin de deslindar responsabilidades para que,  quien haya participado en un procedimiento o en una situación, sea castigado conforme a la ley.

“Dependiendo de la situación que se determine en la averiguación, pues habrá detenidos, gente sancionada o lo que corresponda a una situación tan delicada “puntualizo Frausto Siller.

Así mismo señaló que desconocen el uso que se les daría a estos libros después de la sustracción; sin embargo, no descarto la idea de que serían vendidos a alguna empresa recicladora de papel.

Para finalizar, precisóque la SEDU ya se encuentra investigando qué tipo de volúmenes se encontraban en la casa, qué tipo de especialidad eran y a qué grados deberían de estar dirigidos, para que en base a eso se definan los mecanismos para enviar los ejemplares a las instituciones educativas.