Home >> Relatos que van de boca en boca >> Asado de boda. De Arteaga la mejor cocinera de México; de SLP la receta
Asado de boda. De Arteaga la mejor cocinera de México; de SLP la receta

Asado de boda. De Arteaga la mejor cocinera de México; de SLP la receta

POR: JUAN BOSCO TOVAR GRIMALDO

Ese día no se celebraba ninguna boda. Obdulia, la hija mayor, lloraba y en el llanto le decía: “Padre de mi vida, de hambre no nos hemos de morir, haciendo comida para los demás, así comeremos también nosotros” …

Hacía lo que aprendió sólo con mirar, Obdulia espantaba los perros y los cerdos, a la vez que desvenaba los chiles rojos, el cascabel y ancho, para bañarlos en orégano y así dejarlos reposar; enjugaba sus lágrimas en el rebozo y procedía a la molienda del picante en el solar de aquella casa de donde saldría la comida para deleitar la fiesta de la boda que apenas a unos días de sepultar a su padre, se había anunciado esa mañana con las campanas de la iglesia.

Con una receta que había traído su abuela Antonia Herrera, de Matehuala, San Luis Potosí, Obdulia ya había aprendido los secretos para los banquetes de los festines en San Antonio de las Alazanas y otras comunidades de la meritita Sierra de Arteaga.

La receta acompañada de lágrimas de dolor y luto hacía que la comida basada en trocitos de carne de puerco, bañados en chiles rojos y orégano pudieran durar a la intemperie hasta cinco días, por eso Obdulia Mata Jasso se hizo famosa en la comarca, el sabor único llevó a las personas a deleitar el recalentado, aunque no hubiera boda, pero sí asado.

35 años después, de la mano de Obdulia y su buen gusto por la cocina, siguen disfrutando de las delicias del asado de boda, el platillo que se convirtió en ícono en la sierra del sureste de Coahuila, aun cuando es típico de San Luis Potosí; éste hizo también que la buena voluntad de la cocinera llevara a concursar el platillo generoso a tierras michoacanas y a la capital del país.

Hace 3 años, en agosto, le han notificado, el mole o asado de boda, con la receta tradicional, sin cáscara de naranja y sin hojas de laurel, ganó el certamen de platillos típicos, y convirtió el de Obdulia en arteaguense por adopción y por preferencia de los paladares más exigentes.

Tres años después, la Secretaría de Turismo, a nivel federal, lanzó una nueva convocatoria “Ven a Comer”, que reunió las más antiguas y contemporáneas recetas de todo el país y de nueva cuenta el asado de boda convirtió a Obdulia en la mejor cocinera de México.

Una receta combinada con una promesa a su padre, la nostalgia y el llanto guardado, hace escapar de las manos de Mata Jasso la exquisitez del buen gusto por la cocina tradicional, la mezcla de sabores estuvo por encima del cabrito norteño, de los chiles en nogada, de la cochinita pibil, de los zacahuiles y de toda la variedad de comida yucateca, veracruzana y oaxaqueña, incluso aún de las famosas enchiladas potosinas.

Entre el olor a manzana y membrillos se impone el asado de boda, del restaurante de Obdulia, el mismo que convirtió el pueblo en atractivo turístico por su especialidad gastronómica.

“A mí no me hablen con palabras rebuscadas, (gastronómica, gourmet)… a mi mis habas, se llama asado de boda y nada tiene que ver con el mole, eso es otra cosa y la receta era de mi abuela Antonia y no es más que carnita de puerco, eso sí bien fresca de animal recién sacrificado y los chiles escogidos y seleccionados… pero que no falte el orégano.

“Cáscaras de naranja, hojas de laurel, para qué, la gente le puede poner lo que quiera, hay quienes le ponen hasta cacahuates molidos, chocolate y tanta cosa; yo solo le pongo amor, como se lo prometí a mi difunto padre, porque de esto mismo que comen los demás, comeremos nosotros…”.

 Sus manos entretenidas también en la elaboración de dulces regionales de frutos de la región, dejan de laborara para señalar a donde se prepara desde hace más de tres décadas el asado de boda, el que domingo a domingo atraer cada vez más visitantes a San Antonio de las Alazanas, solo para saborear las delicias que un día su abuela trajera de San Luis Potosí, para convertirse en el platillo típico de la región.

Top